Agronews Castilla y León

En un mundo en el que cada vez la protección del medio ambiente, la sostenibilidad… son más protagonistas la madera está recuperando, poco a poco, el protagonismo que desde tiempos inmemoriales ha tenido siempre dentro del ámbito de la construcción o la decoración de los hogares.

Son cada vez más los distribuidores de maderas que apuestan por productos certificados medio ambientalmente dando respuesta a un consumidor cada vez más exigente en esos temas y que no sólo demanda resistencia o belleza en este tipo de productos, sino que reclama en ellos una sostenibilidad no sólo medio ambiental sino también social u económica. En este sentido la aparición de certificaciones con la FSC (Forest Stewardship Council) han sido claves al evitar, por ejemplo, que los productos tengan como origen un bosque natural sino que se trata de plantaciones o que se sea cuidadoso en los momentos de la extracción de la madera evitando afectar a los ecosistemas cercanos o minimizando los residuos orgánicos que se puedan producir en la extracción o la transformación de la madera, sin olvidar la protección de la fauna que habita en estas plantaciones de árboles.

Pero este tipo de certificaciones no tienen sólo en cuenta la sostenibilidad medioambiental sino que muestran preocupación por la social y económica de las comunidades rurales en las que se asientan, generando empleo, activando actividad de forma directa pero también indirecta y asentando población en zonas en las que la despoblación se ha convertido en uno de los problemas más acuciantes.

Es evidente que la madera presenta grandes ventajas como material de construcción y decoración, así en caso de revertir con ellas las paredes contribuye al ahorro energético al no generar esa sensación de frío/calor que si producen otros materiales, además, equilibra la humedad ambiental y ofrece una gran sensación de confort en los suelos, evitando, por ejemplo, las pérdidas de calor en las zonas altas.

MADERA DE ROBLE

En este sentido, una de las variedades más empleadas en la construcción y/o la decoración es la madera de roble europeo que ofrece una gran variedad de posibilidades en su utilización que puede ir desde la construcción de muebles de interior, pero también de exterior por su resistencia al empleo en la llamada carpintería de huecos y revestimientos (puertas, ventanas, parquet, molduras…) o, una quizás poco conocida salvo para las personas que se encuentran más introducidas en el sector, como es el empleo en barricas para la crianza de vinos de calidad a los que aportan una gran riqueza de matices.

En definitiva, la madera esta recuperando un espacio que quizás había perdido, especialmente, en el mundo de la construcción y no tanto en el de la decoración, aprovechando las ventajas que tradicionalmente aportaba y revalorizándolas con la apuesta por la sostenibilidad que el sector industrial ha realizado en los últimos años, tratando de dar respuesta a un consumidor cada vez más concienciado con estos temas.

Sección: