José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

La Encuesta sobre Superficies y Rendimientos referida a 2018 publicada recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación muestra como, en ese año, la siembra directa ha seguido ganando terreno en el campo español alcanzando ya las 697.534 hectáreas lo que supone el 9,9% del total que se siembre que alcanza las 7.047.461 hectáreas.

617.003 hectáreas se corresponden a cereales, 34.423 a girasol, 1.979 a maíz forrajero y 44.129 has a otro tipo de forrajes, mientras que 605.304 son parcelas de secano y 92.231 de regadío.

Recuerdan desde el MAPA que se define como siembra directa el establecimiento de un cultivo anual en un terreno que no recibe labor alguna desde la recolección del cultivo hasta la siembra del siguiente; en el que se ha procurado mantener el suelo cubierto mediante la distribución homogénea de los restos del cultivo anterior; se evita así la compactación excesiva por el paso de la maquinaría y el ganado; y habiendo controlado las hierbas previamente a la siembra, mediante la aplicación de dosis reducidas de herbicidas de baja peligrosidad. Las sembradoras han de ir acompañadas de discos cortadores separadores de rastrojos.

El porcentaje de siembra directa sobre el total se ha incrementado en un 6% en los últimos 10 años, desde 2008, mientras que se ha triplicado la superficie desde esa fecha.

COMUNIDADES AUTONOMAS

Castilla y León concentra el 33,7% del total de la superficie que se labra mediante siembra directa con 235.000 hectáreas, seguida de Aragón con el 18% al sumar 125.651 has, Andalucía que reúne el 15,5% al aglutinar 108.441.

Cataluña ve como se emplea la siembra directa en 73.103 hectáreas lo que representa el 10,48% del total mientras que en Castilla La Mancha la cifra alcanza las 67.283 has que supone el 9,65% del total.

CEREAL

Los cereales son los grandes protagonistas del sector que emplea la siembra directa con las ya referidas 617.003 hectáreas.

En Castilla y León se concentran un tercio de ellas con 211.313 hectáreas, cantidad que supone el 10% de las que se dedican a este cultivo en la región. Aragón suma 119.167 hectáreas el 13,89% regional; Andalucía 79.900 que representan el 12,3% de las hectáreas que en esa comunidad autónoma se destinan a cereales; y para finalizar, destacar el caso de Castilla La Mancha que concentra 63.606 hectáreas que representan casi el 5% del total regional.

GIRASOL

En cuanto a esta oleaginosa, en 2018, 34.423 hectáreas vieron como se aplicaba en ellas la técnica de la siembra directa. Más de la mitad de esas hectáreas se concentran en Andalucía con 19.551 hectáreas que suponen el 9,6% del total que dedican los agricultores de esa región a este cultivo; Castilla y León suma 8.688 hectáreas, el 3,2% del total de la comunidad autónoma; mientras que en Aragón y Navarra son 1.678 hectáreas y 1.602 has, aunque es importante destacar que en esa última región esa cifra representa casi el 29% del total autonómico.

Sección: