Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • El balance anual de esta organización cifra en casi 155 millones de euros las pérdidas por la climatología

Desde 1992 no se recordaba un año tan malo para el sector primario en la provincia de León, “el pero de su vida laboral para muchos”, según el balance anual que la organización Asaja en la provincia lleva un cuarto de siglo haciendo. 2017 se ha supuesto pérdidas para los agricultores y ganaderos de casi 155 millones de euros a los que, si se suma el IVA no recuperado, asciende a casi 172 millones de euros. Unos datos, según el secretario general de Asaja en Castilla y León, José Antonio Turrado, que se traducen en una reducción de la renta agraria del 59% pasa “de los 290 millones de un año normal, a 118”.

En el año que se acaba de terminar, la sequía y las heladas fuera de temporada arrasaron la mayor parte de los cereales de invierno, frutales, forrajes de invierno y viñedo. A ellas se sumaron “serias restricciones de riego por el bajo nivel de los embalses, en una provincia con mucho peso en superficie de regadío con aguas superficiales”, lo que provocó “restricciones en las siembras y peores producciones”. En definitiva, “mal año para las producciones agrícolas que, además, no se vieron compensadas por unos mejores precios”.

 

No tan malo para la ganadería

En el caso de la ganadería, exceptuando los problemas ocasionados por la falta de pastos y el encarecimiento de la alimentación, 2017 no ha sido tan malo como para la agricultura. La carne “no ha tenido mal comportamiento en general”, aunque faltó el despegue de los precios de la leche de vaca y oveja para “que se hubiera producido una recuperación importante de las rentas”.

En vacuno, según los datos del ministerio hay 142.538 cabezas, cifra en ascenso, igual que la de cabezas de ovino que suben de 450.494 a 453.066.

“Buen momento” el que atraviesa el vacuno de carne por la fortaleza de las exportaciones, sobre todo de animales vivos a Oriente Medio a los que se ha sumado en 2017, Turquía.

Según resume Turrado, son “buenas noticias” porque no desciende la cabaña ganadera y aumenta en vacuno, en ovino y en porcino, éste último una media de un 12% anual, “un crecimiento sostenido que se espera que continúe en los próximos años”.

También ha crecido la avicultura de carne y avicultura de puesta y el censo en los asentamientos de colmenas.

 

La producción de leche

Sigue “sin remontar la crisis”, aunque el precio medio está en los 32,5 céntimos por litro, que cubren los costes de producción en las explotaciones bien dimensionadas. Según Pedro Cañón, vicepresidente de Asaja León y ganadero de vacuno, “no es lógico que en España suba solo 4 o 5 céntimos el litro y en otros países europeos suba mucho más, cuando España es un país deficitario en leche”. El precio actual, añade, está en el “límite de la rentabilidad”. Cada vez hay menos explotaciones, en torno a un 10% de descenso, calcula, pero no baja el censo de animales porque las explotaciones crecen en tamaño

 

Por cultivos

En el caso de cereal, Turrado no duda en colgar el calificativo de “pésima” a la campaña con una reducción del 60% y una producción, según datos de la Junta, de 184.232 toneladas. Descenso en la producciones y subida en precios del 20% en el caso del trigo y del 21% en el de la cebada, respecto a 2016. Por su parte, el maíz vio reducida la superficie cultivada por segundo año consecutivo en un 6,8% respecto a 2016 y en un 18,4, si se compara con 2015. Descenso también en los rendimientos de casi un 7%.

En cuanto a la remolacha, se sembraron 6.328 hectáreas, lo que supone un 35% más que la campaña anterior, de las que “alrededor de 180.000 toneladas siguen en la tierra aún”. En el caso de las patatas, ha bajado la superficie cultivada casi un 6%, pero los rendimientos han sido superiores en casi un 20% y, tras dos años de precios buenos, 2017 han caído hasta un 65%. Un cultivo muy leonés como es la alubia ha incrementado las siembras un 33%, pero los rendimientos han sido bajos, según Asaja.

Muy mal año para la fruticultura y el viñedo, en el caso de las peras de la comarca de El Bierzo,por ejemplo,  la producción apenas alcanza un tercio de lo habitual y en los viñedos la cosecha descendió un 55%.

En forrajes, después de varios años buenos, 2017 rompió la “tendencia” y cerró con malos rendimientos, salvo la alfalfa de regadío que “consiguió buenas producciones”

 

Número de ocupados y previsiones para 2018

Los afiliados al Régimen Especial de Autónomos agrarios son 6.972, un 3,39 % menos que en 2016. respecto a los asalariado son 1852, un 2,2% más, de ellos casi la mitad -un 42% son extranjeros-. Y sumando ambos el total de autónomos y asalariados en agricultura y ganadería es de 8.824, un dato muy similar al del cierre de 2016

Para este 2018, se esperan las propuestas de la nueva PAC, el inicio de los trámites del nuevo Plan Hidrológico de la cuenca del Duero y el desarrollo de nuevos regadíos. Según Turrado, la prioridad de la agricultura de la provincia “debería ser la modernización de regadíos” más que construir nuevos embalses, como pidió recientemente la consejera de Agricultura, Milagros Marcos. Asegura el dirigente agrario “que cuanto más superficie modernizada haya, se necesitará menos agua” porque los regadíos modernizados consumen menos

 

Sección: 

Provincias: