Agronews Castilla y León

 

  • El sector evalúa su situación en el marco del X Encuentro Europeo de la Castaña que se ha celebrado hace unos días en Trancoso (Portugal)

Del 11 al 14 de septiembre se ha celebrado Trancoso, en la zona de los Soutos de Lapa en el centro de Portugal, una nueva edición del Encuentro Europeo de la Castaña, al que acudieron miembros de la Red Estatal del Castaño y de sus equipos técnicos, con el objetivo principal de ponerse en contacto con el resto de áreas productoras de Europa a fin de compartir experiencias y evaluar soluciones a los problemas que acechan al castaño. Así mismo, y como ya ocurrió en encuentros anteriores, se ha podido constatar la efectividad de la metodología utilizada en los diferentes países para superar la plaga de la avispilla, el uso del Torymus sinensis como organismo de control biológico.

Prestigiosos investigadores y entomólogos de Italia, Francia y Portugal dan por superada la plaga y la metodología empleada para el control de la avispilla, localizaciones en las que aún quedará trabajo por realizar y convivir con la misma en los próximos años, pero en donde el castaño se  ha salvado y con ello todos los valores naturales, de paisaje y biodiversidad que con él van asociados.

Italia que llegó a perder casi el 100% de la cosecha en años pasados, lo que pudo haber supuesto el fin del castaño en la península italiana si no hubiese sido por la rápida y combinada respuesta del sector, investigadores y administraciones, que contribuyó a facilitar las sueltas de Torymus sinensis en los castañares afectados. Desde la Red Estatal del Castaño se espera que  las autoridades responsables de la biodiversidad en España autoricen la suelta masiva de Torymus sinensis, y pongan en marcha el plan de contingencia pendiente. Por todo lo cual, desde la Red Estatal del Castaño han señalado que “no puede permitirse el riesgo de arruinar a miles de familias y perder un hábitat que alberga una enorme riqueza desde el punto de vista entomológico y de biodiversidad en general”.

Sin embargo, a juicio esta agrupación estatal, “España sigue lejos de garantizar la conservación del castaño, hábitat que precisa de las medidas y recursos oportunos para el control de la plaga de la avispilla”, así como de las medidas necesarias para la recuperación y puesta en valor de estos sistemas agroforestales como son los castañares.

Así desde la Red, se solicitará que se considere al castaño como sector estratégico para las zonas desfavorables de montaña, ya que son territorios deprimidos desde el punto de vista socioeconómico, y la castañicultura puede revertir esta situación, como ocurre en Italia, donde el castaño contribuye a vertebrar las economías de montaña.

De igual modo, desde la Red Estatal del Castaño, se recordará al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente la necesidad de la puesta en marcha de las medidas previstas para la erradicación y control de esta especie invasora mediante la ejecución de un programa de control biológico, único método que se ha revelado eficaz hasta la fecha para el control de este insecto, dotando dichas medidas con la financiación necesaria. Igualmente, se espera que por parte del Ministerio se tengan en cuentas las imprescindibles medidas previstas por el Grupo Operativo Saluscastanea para la conservación del castaño.

El castaño: fuente de empleo y de riqueza ambiental

El castaño, que actualmente ocupa una superficie superior a las 300.000 hectáreas en nuestro país, es una de las especies cuyo aprovechamiento más recursos genera en las áreas donde está presente. La recogida y comercialización de la castaña es una de las actividades que más beneficio genera en las zonas productoras para sus habitantes  gracias a la venta del producto en fresco y a la importante industria transformadora dependiente del mismo, que tanto empleo genera. Además no se deben olvidar otras actividades ligadas al sector de las cuales dependen centenares de empleos, como es el de los viveros de producción de planta y del sector de la máquina – herramienta que estaba tomando cierto impulso en el desarrollo de bienes para la modernización del sector. Por tanto, la pérdida de producción de castaña puede representar a nivel nacional no solo una pérdida ambiental y paisajística irreparable sino también la pérdida de puestos de trabajo y de generación de rentas en el medio rural  de nuestro país, algo imperdonable en el estado actual de nuestra economía.

La Red Estatal del Castaño insiste en la urgente necesidad de adopción de medidas y en evitar la pérdida de tiempo; la experiencia acumulada en las regiones de Italia o Francia en los pasados años debe aprovecharse para minimizar las afecciones en España. La inmediata puesta en marcha de las diferentes actuaciones que se pueden realizar para controlar la propagación de la plaga, si se realizan con celeridad tendrán un coste mucho menor que si se espera a la extensión a todas las zonas productoras, reduciendo igualmente la repercusión económica y los daños colaterales de su extensión. El castaño, ya afectado por otras plagas y enfermedades, ha sufrido una importante regresión en las últimas décadas, por lo que esta nueva plaga puede suponer la puntilla final y  hacernos perder este valioso recurso para las generaciones venideras.

Sección: