Agronews Castilla y León

Son muchos los agricultores de la región que están empezando a ver con pesimismo la situación climatológica y los efectos que podría causar en diversos cultivos como almendro, olivar, frutales y viñedo

El cambio climático se ha convertido en una manera habitual y cotidiana de hablar así como un tema recurrente, pero esconde peligros como el adelanto de la floración en muchos cultivos, la falta de precipitaciones o bajas temperaturas a la que están acostumbradas las plantas en estas épocas y podría derivar en consecuencias negativas durante el resto de proceso

El responsable de Seguros de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha y secretario de Organización de UPA Albacete, Pedro González, ha querido destacar cómo son muchos los agricultores que se están viendo afectados por el cambio climático y sus consecuencias sobre diversos cultivos o la variación de los tiempos concretos de cultivos, siembras, podas, entre otros.

Esta situación podría condenar a muchos cultivos de Castilla-La Mancha si la climatología no mejora en las próximas fechas. En concreto, desde UPA insisten en que son mayoría los agricultores que no paran de mirar al cielo a la espera de las lluvias que no han caído desde hace tiempo. Una falta de precipitaciones a la que se unen las elevadas temperaturas que han “mareado” a algunos cultivos. “De hecho se están adelantando las fechas de floración de los almendros y de muchos frutales”, ha recordado González, quien ha explicado que en otros cultivos como en el viñedo también está afectando.

“Y no solo afecta ahora, sino que lo seguirá haciendo porque las altas temperaturas a las que no están acostumbradas las plantas durante el invierno, se le suma que no ha llovido, con lo cual las consecuencias podrían ser muy dañinas”, insiste el responsable de la organización agraria quien matiza que “los agricultores están pendientes de cómo se desarrollan estos días después de tres meses de falta de precipitaciones”.

Con respecto a los sectores, la campaña está “garantizada” en el regadío, aunque en un año como éste será necesario aumentar los riegos para dar respuesta a las necesidades hídricas que tienen los cultivos. En esta línea, la organización agraria insiste en que las temperaturas casi primaverales de las últimas semanas han favorecido la rápida floración de los árboles, lo que supondría un mayor riesgo ante la posibilidad de heladas ya que podrían afectar gravemente a la producción.

Desde UPA Castilla-La Mancha se vuelve a poner de manifiesto la complicada situación que atraviesan las explotaciones de la región ante la ausencia de lluvias. Un panorama que, además, cuenta con la problemática añadida de las altas temperaturas registradas durante los últimos meses y podría condicionar el año Agro.