Agronews Castilla y León

Es una de las labores fundamentales que se debe llevar a cabo si buscamos obtener un buen crecimiento de nuestro árbol así como optimizar la producción del mismo, estamos hablando de la poda que no puede limitarse a un simple, rápido y descontralado corte de las ramas, sino que es una operación fundamental en la que es básico conocer las partes del árbol para conseguir un equilibrio entre el crecimiento y producción.

En este “post” vamos a ofrecer una serie de Consejos sobre la poda del olivo así como la de árboles frutales

PODA DEL OLIVAR

La poda del olivar en producción se lleva a cabo durante el periodo adulto – joven de la vida del árbol, buscando, si se realiza de una forma correcta, que el agricultor obtenga los mejores rendimientos productivos.

La clave de esta labor es optimizar el equilibrio entre la hoja y la madera por lo que se debe de huir de cortes que mermen de una manera exagerada la propia copa del árbol, ya que cuando se consigue que este alcance su tamaño óptimo es cuando se logran recoger las mejores producciones de aceituna.

Uno de los primeros consejos es tratar de eliminar los “chupones” más grandes que son muy poco productivos y que además frenan el correcto desarrollo de la rama.

Igualmente se deben eliminar las ramas más bajas con peor iluminación y que, además, van a dificultar el desarrollo correcto de otras labores agrícolas en el árbol.

La copa ideal para nuestro olivar sería aquella que presente más entrantes y salientes, logrando que el interior de la misma presente la mejor iluminación posible.

Es importante tratar de detectar las ramas más envejecidas del árbol para tratar de sustituirlas por otras jóvenes con lo que lograríamos vigorizar la propia masa foliar de nuestra planta

Por último, señalar que una buena labor de poda va a permitir y facilitar de una forma clara la mecanización e la recogida del cultivo, aspecto fundamental en la rentabilidad del mismo.

PODA DE FRUTALES

La poda de frutales se debe llevar a cabo desde jóvenes para tratar de buscar una forma lo más abierta posible de las ramas, intentando que las ramas presenten una posición lo más horizontal posible de tal forma que la insolación estimule el desarrollo de las yemas de flor y frutos.

Esta labor se debe desarrollar todos los años, eliminando la madera improductiva, realizando los cortes siempre por encima de las yemas

Es importante aquí destacar que, para los arboles de pepitas, la labor de poda se realizará en periodos que podemos calificar de descanso vegetativo, esto quiere decir que debemos desarrollarlas en invierno, periodo en el que árbol no tiene hojas, es lo que podemos calificar como una poda en seco. Mientras que para los arboles que ofrecen frutos de huesos, es preferible realizar la poda a finales del verano ya que es un periodo en el que la cicatrización es más sencilla.

Tags: 

Sección: