La patrulla de seguimiento de fauna de la Junta de Castilla y León abatió ayer, 3 de febrero, en torno a las 16:00 horas, un ejemplar de lobo macho en la Sierra de Ávila , en el término municipal de Vadillo de la Sierra. Se trata de una medida de control, autorizada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ante los ataques que venían sufriendo las explotaciones ganaderas de la zona y debido a la alarma social creada entre la población, ya que se trataba de un ejemplar que merodeaba en el entorno de núcleo urbano y que además había sido visto dentro del casco en varias ocasiones, incluso durante el día.

Desde que se conocieron estos hechos, el personal de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha venido realizando durante los últimos días el seguimiento del ejemplar para observar su comportamiento y, como consecuencia de estos trabajos previos, la patrulla -formada por personal especializado- ha procedido a abatir el mencionado ejemplar, una vez obtenido el permiso de carácter excepcional.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León siempre ha manifestado la necesidad de conservar el lobo como especie y que, por tanto, debe ser compatible su presencia con la gestión y el aprovechamiento ganadero. Esto no impide que, en determinadas zonas donde los daños son abundantes y su presencia es especialmente conflictiva (como en algunas zonas de la provincia de Ávila), se pueda actuar sobre esta especie para reducir su presencia y, con ello, los ataques al ganado.

La decisión de eliminar un ejemplar se toma en el marco de las excepciones de la Directiva Hábitats de la Unión Europea y de la Ley de Conservación de la Biodiversidad. Esta actuación se ha realizado, como ya hemos comentado, de manera excepcional y como complemento a las medidas que ya se vienen poniendo en práctica para compatibilizar la existencia de la especie al sur del Duero con la actividad ganadera, tales como la compensación de daños, la asistencia técnica a los ganaderos para la tramitación de ayudas, la entrega de perros mastines o el asesoramiento para la adopción de otras medidas de defensa como la construcción de cercados móviles y fijos para el ganado, la utilización de barbacanas o cañones de gas. Esta colaboración entre la administración y los ganaderos entendemos que es la vía para conseguir la deseada coexistencia.

Tags: 

Sección: 

Provincias: