José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

Es indudable que, en los últimos años, fruto del trabajo del conjunto de sector, el consumidor ha tomado conciencia de los valores culinarios que la “patata nueva” española tiene frente a las de “conservación” que llega normalmente desde Francia y que años atrás “copaba” los lineales de las grandes superficies durante bastantes meses del año.

Y es que la patata nueva, esta de “moda” y se nota. Así, nos lo subraya Juan Manuel Coello, director de operaciones de Patatas Meléndez, “Por un lado, se ha logrado extender la campaña española que va casi directamente desde el campo al consumidor con el incremento de la producción en zonas no tan tradicionales como Castilla y León como pueden ser Murcia, Cartagena, en Andalucía o Toledo, por ejemplo, incluso se están trabajando en doble cosecha en zonas muy localizadas como Almería. Pero a eso se ha unido la apuesta por la agria de conservación que completa esos momentos sin patata nueva, utilizando una técnica distinta a la empleada en Francia que se basaba en el empleo de mucho frío que mantenía la imagen del producto pero que la dañaba culinariamente. El sector está haciendo un gran trabajando buscando tierras adecuadas para esas siembras tempranas o para extender la campaña de patata nueva el máximo tiempo posible y satisfacer la demanda de un consumidor cada vez más exigente en lo que a la calidad de la misma se refiere”

SIEMBRAS EN CASTILLA Y LEÓN

Otro aspecto que se está extendiendo dentro del sector de la patata es el contrato, aprovechando programas agrarios como el puesto en marcha en las últimas campañas desde Patatas Meléndez, que ofrecen una gran estabilidad a los agricultores, no sólo en precio sino también en la búsqueda de las variedades de lavado más adecuadas para cada parcela, organizando las siembras o las recogidas, sin olvidar el seguimiento que se hace en todo el proceso vegetativo de la planta.

Uno de los mejores ejemplos de este programa agrario es la actividad que desarrollada el joven agricultor de la localidad vallisoletana de Nueva Villa de las Torres, Santiago Domínguez-, que cada año amplía la superficie que contrata con la citada industria y que incluso le ha animado a realizar la siembra esta campaña de 70 hectáreas de patata en Toledo que servirán como transición desde las campañas del sur a la de Castilla y León.”

“Esta campaña, en nuestra región. hemos realizado las siembras, un poco menores que en 2020, en muy buenas condiciones, aunque tal vez un poco más tarde,, asegura Domínguez pero aprovechando las lluvias de invierno, y precisamente realizar esas labores de forma correcta nos hacen encarar la campaña con buenas perspectivas. Entre el 5 de marzo y el 5 de abril, se ha sembrado buena parte de las patatas de Castilla y León. Además, hasta el momento la sanidad es muy buena y sólo nos queda ver como marcha junio para hacer una valoración más correcta de cómo puede ir la campaña, pero pinta bien, tras una buena nascencia en la que no ha habido problemas con las semillas y los hielos caídos sólo han supuesto daños puntuales”, concluye este emprendedor vallisoletano que siempre está iniciando nuevas actividades alrededor de su localidad de origen.

“Sólo esperamos que se lleve a cabo una programación de arranques de no nervios”, advierte casi al unísono tanto Juan Manuel Coello de Patatas Meléndez como Santiago Domínguez “El agricultor tiene que tener tranquilidad y escuchar lo que le aconseja su operador, el probable que en julio pueda haber más patata de lo normal, por lo que es importante mantener la tranquilidad”, asevera Coello, “Europa en estos momentos está animando los precios, se están comenzado a mandar las primeras partidas más allá de los Pirineos donde también hay una demanda clara de patata nueva. Así que sólo queda esperar que está tendencia se mantenga y se puedan defender unos precios interesantes para todas las partes que integran la cadena de valor de la patata”

Tags: 

Sección: