A diferencia de la temporada de patata nueva española 2013, en la que los precios fueron desorbitados, de momento las primeras impresiones son las de un mercado a la baja en cuanto demanda y precios.

Según comentan los comercializadores, las primeras patatas nuevas de Andalucía y Cartagena se pagaron en el mercado mayorista español en una media entorno a los 0,34 y 0,35 euros el kilo mientras que esta semana cotizan alrededor de los 0,15€ el kilo. 

Todavía no hay datos claros acerca de los volúmenes de producción, pero todo indica que esta temporada habrá una mayor oferta de Andalucía y Murcia debido al incremento de la superficie de cultivo condicionado por los altos precios de la campaña de 2013.

En cuanto a la exportación, a pesar de que todavía no se dispone de cantidades importantes de patata Agria, que suele ser la más demandada en Francia o Reino Unido, todo apunta a que será una campaña tranquila por la baja demanda y por la alta competencia con países como Egipto e Israel. 

"La demanda no termina de arrancar en los mercados de exportación eruropeos en comparación con las mismas fechas del año pasado. Si bien todavía estamos en los inicios la situación podría cambiar en las próximas semanas, aunque la sensación es de incertidumbre. El precio se ha estabilizado a la baja y parece que así se mantendrá", comenta un exportador.

A pesar de todo, los operadores del sector afirman que la patata ha venido este año con una calidad inmejorable y homogénea favorecida por una benigna climatología desde el momento de la siembra.

"Llovió en la medida que la patata lo requiería alrededor de 15 días antes del arranque de la temporada, favoreciendo el engorde del tubérculo, a lo que se sucedieron temperaturas cálidas, propiciando la recolección de una patata de alta calidad y buenos rendimientos por hectárea. Si el año pasado se recogieron entorno a 25 toneladas por hectárea, para este ejercicio hablamos de 40 o más toneladas por hectárea", afrima.

www.freshplaza.es

Sección: