Agronews Castilla y León

El pasado mes de diciembre de 2021, la Organización Mundial de Comercio, OMC, publicó una circular con los informes de su panel sobre reclamaciones de disputas contra subvenciones al azúcar. La disputa se refiere al apoyo interno de la India a los productores y exportadores de caña de azúcar y fue presentada en 2019 de Brasil, Australia y Guatemala.

Los informes del panel a la OMC no podrían ser más claros, según expone la Confederación Europea de Cultivadores de Remolacha, CIBE: encuentran que India está violando las normas de la OMC en su acuerdo de agricultura. A la luz de estos hallazgos, la OMC solicita que India retire las subvenciones concedidas dentro de los 120 días siguientes a la adopción de estos informes.

CIBE no está sorprendido por estas conclusiones y las acoge con beneplácito, aunque CIBE lamenta que se hayan tardado casi 3 años en llegar a estas

Entre 2017/18 y 2020/21 la producción y las exportaciones subvencionadas de India pesaron mucho en los precios: durante tres años el mercado mundial y también el mercado europeo estuvieron extremadamente deprimidos y la pérdida de valor para el sector europeo del azúcar de remolacha fue innegable.

Sin embargo, India habría anunciado en la prensa que apelará las conclusiones de la OMC ante el Órgano de Solución de Diferencias y que estas conclusiones no cambiarán su política azucarera.

Dada la lentitud de este Órgano de Solución de Diferencias, es probable, aseguran desde la CIBE en un comunicado de prensa, que la India no cambie su política a corto plazo y que la presión de la sobreproducción india continuará pesando en el mercado mundial y europeo del azúcar.

Ante tal situación, sería lógico que la Comisión Europea tomara las medidas adecuadas y, al menos, proceda a suspender ahora todas las importaciones de azúcar de la India. Esto es lo que demanda ahora la CIBE asegurando que la asociación ha defendido durante mucho tiempo las reglas del comercio justo y la igualdad de condiciones y se opone a la entrada del azúcar en el mercado de la UE que no cumple estas normas. Lamentablemente, observan que es extremadamente difícil  combatir esto, por lo que la Unión Europea debe dotarse de herramientas más eficaces para proteger a sus agricultores y sus industrias.

Del mismo modo, CIBE aboga por reglas de producción para el azúcar importado que obedezcan el estándar de producción de la UE y se opone a la entrada en el mercado europeo de azúcar producido en condiciones diferentes a las comunitarias.

Tags: 

Sección: