La mosca oriental de la fruta (Bactrocera dorsalis) se detecta en Bélgica

Agronews Castilla y León

5 de octubre de 2023

B. dorsalis. Fotografia Antoine Franck

La Organización Nacional de Protección Fitosanitaria (ONPF) de Bélgica informó recientemente a la Secretaría de la EPPO de la detección en su territorio del organismo de cuarentena Bactrocera dorsalis, plaga prioritaria para la UE e incluida en la lista A1 de la EPPO, subrayan desde la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía en un comunicado de prensa.

En agosto de 2023, se capturó un macho adulto en una trampa situada en un mercado público al aire libre en el centro de la ciudad de Amberes. Las autoridades fitosanitarias belgas consideraron que lo más probable es que la plaga procediera de un lote de frutas exóticas contaminadas, procedente de países donde estuviera presente la plaga y presentes en el mercado o cerca de él, por lo que se realizaron prospecciones para verificar la presencia de B. dorsalis en el territorio. Para ello se instalaron trampas adicionales en los alrededores del lugar de la detección y se inspeccionaron los centros productores de plantas hospedantes en el área. Al mismo tiempo se llevó a cabo una campaña de divulgación para concienciar a los operadores profesionales y a los ciudadanos.

En septiembre de 2023, tres machos adultos fueron capturados: uno en un mercado público de una zona urbana del municipio de Anderlecht (provincia de Bruselas), otro en un mercado público al aire libre de una zona semiurbana del municipio de Courcelles (provincia de Hainaut), y por último otro en Amberes (a 5 km de la primera detección).

Se considera que estas detecciones son aisladas, ya que las capturas se producen en trampas cercanas a los puntos de entrada/mercados de frutas (exóticas), y que se encuentran bajo una vigilancia adicional. A parte, el establecimiento de la plaga en el territorio es muy improbable debido a que las condiciones ambientales en el país no favorecerán el establecimiento de la plaga.

Estas detecciones se unen a las producidas durante años anteriores en Italia y en Francia, donde se establecieron zonas demarcadas sometidas a medidas fitosanitarias estrictas para intentar erradicarla y aumenta la preocupación de que la plaga pueda establecerse en la UE si esta aparece en regiones en las que se den las condiciones ambientales adecuadas como ya ha sucedido en el sur de Italia.

Bactrocera dorsalis es una de las 20 plagas prioritarias para la Unión y está incluida en el Reglamento Delegado 2019/1702, junto a organismos como Xylella fastidiosa, mancha negra, HLB o Thaumatotibia leucotreta entre otras.  Se considera que en el caso de asentarse en el territorio de la Unión causaría un grave impacto económico, medioambiental o social.

La problemática que presenta Bactrocera dorsalis es que se trata de una especie muy polífaga, ya que se ha encontrado en más de 400 tipos de frutas y verduras (USDA 2016), y que incluyen entre otras: albaricoque, aguacate, plátano, cítricos, café, higo, guayaba, níspero, mango, papaya, maracuyá, melocotón, pera, caqui, piña, vid, cereza y gran número de especies hortícolas como tomate, pimiento, berenjena o pepino.

Que sea tan polífaga hace que tenga siempre fruta madura a la que acudir, esto unido a su alta capacidad reproductiva, su alta capacidad de propagación natural, pueden desplazarse entre 50 y 100 km de distancia (CABI y EPPO. s.f.), y que el insecto, según lo expuesto anteriormente, parece que se ha asentado y adaptado a las condiciones climáticas del Mediterráneo, hace muy probable que, en el caso de aparecer en nuestra comunidad, se adaptase fácilmente a nuestras condiciones climáticas, también se ha demostrado que es altamente competitiva con las moscas de la fruta nativas cuando se establece, convirtiéndose rápidamente en la plaga dominante de la mosca de la fruta. Por todo lo anteriormente expuesto, se puede considerar a este insecto como una de las mayores amenazas para los huertos frutales europeos y, por tanto, también para nuestra región.

En Andalucia Bactrocera dorsalis está incluida en el Plan Andaluz de Vigilancia Fitosanitaria en Cítricos desde el año 2015, y es objeto de prospecciones en campo sin que se haya detectado hasta ahora en nuestra Comunidad.



Share This