Como compañía, tenemos la responsabilidad no sólo de ofrecerle al consumidor aquello que demanda, sino de ir un paso más allá y poder mejorar la calidad de vida de las Joaquín Lorenzo, director de Compras Agro de Calidad Pascualpersonas, aportando valor a la sociedad.

Para ello es clave anticiparse a los acontecimientos, siendo proactivos y demostrando verdadera implicación por estos objetivos. Por eso, en Calidad Pascual los hemos integrado de manera transversal en todos los ámbitos de la corporación, de manera que forman parte indisoluble de nuestros valores y sirven como eje conductor de todas las actividades de la compañía.

Uno de nuestros mayores compromisos es devolverle a la sociedad, en forma de aportaciones positivas, todo lo que ella nos da. Y qué mejor que hacerlo desde el inicio, desde el sector agrícola-ganadero, grupo determinante para el desarrollo de la cadena alimentaria.

Primero fue el Bienestar Animal, algo en lo que ya llevábamos trabajando más de 20 años y que supuso la obtención de la certificación AENOR en todas nuestras granjas. Esta certificación es resultado del esfuerzo puesto en garantizar las mejores condiciones de vida de las vacas, que son quienes hacen la leche, y de sus cuidadores, los ganaderos, con quienes trabajamos codo con codo para compartir experiencias y conocimientos, ofreciéndoles asesoramiento y los recursos necesarios para que puedan desempeñar su trabajo en las mejores condiciones posibles.

Además de esto, fruto de nuestro estrecho vínculo con el sector primario y la tierra, hemos querido también renovar el compromiso con los agricultores apostando de forma clara por el desarrollo del cultivo local a través de la innovación y el desarrollo, pilares claves para una economía circular.

Fuimos, en el año 2002, la primera empresa española en llevar al gran consumo la bebida de soja, dinamizando con ello el mercado de las bebidas vegetales en nuestro país.

La totalidad de la soja que llega a nuestra fábrica está producida por agricultores españoles, con los que tenemos contratos y hacemos un seguimiento del cultivo y de las buenas prácticas agrícolas. Esta soja es casi el 100% de la que se produce a nivel nacional para consumo humano, posicionándonos como la única marca que incorpora soja local en su bebida. La siembra de esta leguminosa es una perfecta alternativa para el agricultor dentro de la rotación de sus cultivos en la que se beneficia de su condición mejorante del terreno, por ser una planta que cubre sus necesidades de nitrógeno a través de un proceso natural de captación biológica de este elemento, aprovechando el existente en el aire, para fijarlo en planta y suelo, y así reducir considerablemente el aporte de abonados minerales que en ocasiones son origen de contaminaciones de suelos y aguas subterráneas.

Pero queremos continuar avanzando. Por eso toda la avena empleada en la producción de nuestra bebida Vivesoy Avena 100% local procede de campos de cultivo repartidos por diversos puntos de la geografía nacional, como Burgos, Palencia, Álava, Huesca y Navarra. De estos territorios procederán los más de un millón y medio de kilos de granos de avena que se utilizarán durante este año en la producción de esta variedad, a los que hay que sumar el resto de ingredientes de las bebidas de la gama Vivesoy (almendra, espelta, …), los cuales serán también cultivados en su totalidad en España.

Para lograrlo, queremos estar cerca y reforzar los valores que guían nuestro día a día. Buscamos que nuestros proveedores compartan la pasión por aportar su granito de arena a la mejora de la calidad de vida, la profesionalidad, la preocupación por la sostenibilidad y el afán de mejora basado en el esfuerzo y la integridad. Por eso, creemos necesario trabajar de la mano con el agricultor, realizando visitas periódicas por un equipo de Ingenieros expertos a los campos para establecer un protocolo que sea garante de la rentabilidad del cultivo, el cuidado del medio ambiente y el equilibrio en el empleo de los recursos productivos.

Gracias a todo ello, la cadena de valor de Vivesoy en todas sus variedades genera actualmente más de 60 millones de euros y alrededor de 600 puestos de trabajo en España. En nuestra tierra, Castilla y León, Calidad Pascual aporta de manera directa en agricultura y ganadería más de 50 millones de euros y otros tantos en el sector de la industria, de los más de 500 millones y los cerca de 6000 puestos de trabajo totales que genera en torno a su actividad en la región.

Creemos firmemente en que se puede crecer manteniendo como eje primordial la sostenibilidad, apostando por la mejora de la calidad en todos los ámbitos y siendo fieles a unos valores. Valores que nos han venido guiando a lo largo de estos 50 años, que nos marcan el camino presente y lo seguirán haciendo en el futuro.

Joaquín Lorenzo, director de Compras Agro de Calidad Pascual

Sección: