María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

La Asociación Pueblos Unidos de la Comarca de Tábara registró recientemente en el Ayuntamiento de Pozuelo de Tábara un escrito para exigir la paralización de las obras que se están acometiendo en la parcela escogida para la instalación de una granja industrial porcina con capacidad para casi 5.000 plazas de cebo.

Unas obras, según esta Asociación, que serían ilegales ya que “la licencia urbanística concedida por el Ayuntamiento de Pozuelo estaría suspendida por silencio administrativo, al no haberse respondido de manera expresa al recurso de reposición presentado por la asociación vecinal en el pasado mes de febrero”. En dicho recurso se solicitaba la suspensión de la ejecución de la licencia urbanística al considerar que las obras a acometer causarían un perjuicio difícil o imposible de reparar, dada la condición de actividad altamente contaminante para el agua, el aire y el suelo de la explotación porcina industrial.

El portavoz de la Asociación Pueblos Unidos de la Comarca de Tábara, Miguel Carro, señaló también que “la explotación industrial porcina prevista en Pozuelo no cuenta con suministro de agua ni autorización de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) para alumbramiento de aguas subterráneas y, además, la promotora ha construido un pozo de captación sin la preceptiva autorización municipal. También, las instalaciones de la granja industrial están previstas, en parte, dentro de la zona de policía definida por la CHD en cauce público, lo que contraviene la Declaración de Impacto Ambiental, condicionada a que todas las instalaciones estuvieran fuera de la zona de policía”.

Por otra parte, la Asociación Pueblos Unidos de la Comarca de Tábara presentó también un escrito ante la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) solicitando la denegación de la concesión de aprovechamiento de agua subterránea para la granja industrial porcina promovida por Selección Batallé en Faramontanos de Tábara. La empresa ha solicitado autorización para la construcción de un pozo que le permita captar un máximo de 87.600 metros cúbicos de agua al año, una cantidad que pone en riesgo el abastecimiento de agua para consumo humano en Faramontanos y Santa Eulalia.

La asociación vecinal recuerda que Faramontanos “ha sufrido, y sigue sufriendo, un importante problema de escasez de agua, con varios intentos fallidos de captación de agua subterránea y grandes inversiones para contar con los pozos que actualmente suministran a la población. De ahí que el proyecto de la granja industrial porcina pueda comprometer el suministro de agua al municipio, y también a Santa Eulalia, que bebe del mismo acuífero localizado en la zona próxima a la instalación ganadera”.

Además, según dice el portavoz de la asociación, Miguel Carro, “el pozo solicitado por la empresa se encuentra dentro de la zona de salvaguarda definida por la CHD para proteger sendas captaciones y no está garantizado que los acuíferos no acaben contaminados por la reversión del agua utilizada para el tratamiento de purines o por los purines mismos, tras ser esparcidos en terrenos agrícolas. Ante esta situación solicitan a la Confederación que “deniegue el permiso a la empresa que quiere instalarse en esa localidad”.

Provincias: