Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Pedro Medina advierte de que será imprescindible constituir Comunidades de Usuarios de Aguas subterráneas, CUAS, para tener acceso a ayudas de hasta el 71%

Partiendo de dos premisas: “sin agua no habrá agricultura y la agricultura será de regadío o no será”, el viceconsejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Pedro Medina anunció la intención de la consejería de poner en marcha  “proyectos tractores en aguas subterráneas con modelos similares a los de aguas superficiales”. Según explicó en la jornada técnica 'Eficiencia energética y riego solar en la remolacha azucarera',  organizada por Aimcra con la presencia de más de 200 agricultores, se trataría de un “modelo integral”, en el que lo primero y principal sería que los regantes que utilicen sondeo, se constituyan en una Comunidad de Usuarios de Aguas subterráneas, CUA, después firmar un “convenio con el Itacyl (Instituto Tecnológico agrario de Castilla y León) en el que pueda incluirse, desde la concentración parcelaria hasta obras importantes red de riegos, balsas o instalaciones fotovoltacias, el 71% lo asumiría el Itacyl y el 29% restante, los regantes”. Se trata, en definitiva, del “modelo superficial llevado a subterránea,  pero siempre, se trataría de inversiones colectivas y,  por eso, el órgano de control debe ser una CUAS”.

Pedro Medina, que fue el encargado de clausurar la jornada técnica, comenzó explicando que la consejería lleva “años” invirtiendo en regadíos, tanto en modernización,como en nuevos regadíos y que, en esta “nueva etapa” han visto que se “hacían grandes esfuerzos en aguas superficiales, pero quedaba una asignatura pendiente: los sondeos”. En las zonas en las que se riega con aguas subterráneas, se “sabe regar” porque hay tradición de ello y, además, son “punteros” en los cultivos. Pero las aguas subterráneas tienen un problema “en el centro” de la cuenca de recarga de acuíferos y también el problema de los elevados costes. Por ello, añadió, en esta legislatura se ha adquirido el compromiso de poner en marcha un Plan de eficiencia energética para los regadíos, “también impulsando proyectos y ayudas para las aguas subterráneas” porque “hay que aumentar la capacidad de nuestros riegos”, tanto superficiales como subterráneos. En este sentido, recordó investigaciones que lleva a cabo Itacyl, por ejemplo, para reducir la presión del agua en los riegos y así reducir el consumo energético y ahorrar en los costes.

 

CUAS, modelos a futuro

Actualmente en la cuenca del Duero hay constituidas 37 Comunidades de Usuarios de Aguas subterráneas, 29 de ellas aprobadas en el último trimestre del año pasado, indicó Medina. Esta organización de los agricultores que utilizan sondeos les permitirá “ser más eficientes, reducir el coste energético con instalaciones comunitarias de fotovoltaica o más posibilidades de buscar el agua en conjunto”. Se trata, añadió de “un nuevo modelo de gobernanza para poder controlar el uso del agua”.

Un ejemplo de una actuación integral es el Carracillo, en la provincia de Segovia, que confía Medina, esté terminado esta legislatura, en esa zona hay  redes de recarga, se ha proyectado una balsa, una red eléctrica y un desarrollo de sondeos, entre otros.

El vicenconsejero también anunció que habrá ayudas para la puesta en marcha de energía fotovoltaia para regadíos, financiadas al 50%, que se amortizarían entre 5 y 10 años y quieren desarrollarlo con “instalaciones fotovoltaicas comunitarias”. “Es difícil, pero hay que intentarlo”, dijo

En definitiva, resumió, en el riego con aguas subterráneas  “hay demanda para inversiones en tecnología de modernidad y de futuro y hay que desarrollar, entre todos, donde los apoyos públicos, que son finitos, sean más eficientes ya que el uso del agua es necesario”.

 

Jornada AIMCRA sobre eficiencia energética

La Asociación de Investigación y para la mejora del cultivo de la remolacha azucarera, AIMCRA, celebró una jornada técnica con una decena de ponencias en la que se dieron las claves para el ahorro energético y de costes a los agricultores de remolacha azucarera con aguas subterráneas. En la apertura, la directora de Aimcra, Elba Rosique destacó que con la instalación de riego solar, en la que Castilla y León fue pionera en el mundo en 2014 en una finca de remolacha de la provincia de Valladolid, los ahorros energéticos pueden llegar a “más del 70%”.

 

 

 

Sección: 

Provincias: