Agronews Castilla y León

Cerveceros de España, entidad que representa a la práctica totalidad de la producción de cerveza en España, ha mostrado su preocupación por el grave impacto social y económico que la pandemia de covid-19 provocará en el sector cervecero.

Todas las empresas cerveceras, independientemente de su tamaño o capacidad de producción, afrontan el ejercicio en una situación muy negativa provocada por el cese de actividad del sector de hostelería y restauración y el parón en el sector turístico.

Cerveceros de España advierte de las graves consecuencias que sufrirán el sector del turismo y la hostelería, integrado en su mayoría por pymes y autónomos, y que constituye uno de los principales motores económicos y sociales de nuestro país.

Las más de 500 empresas cerveceras de nuestro país están sufriendo las primeras consecuencias del cese de actividad, ya que el 67 % de la cerveza se consume fuera del hogar, siendo además el consumo en este canal el que produce mayor valor añadido a la economía nacional. La cerveza lidera el consumo de bebidas frías en los locales de hostelería y restauración.

Un eventual incremento del consumo que pudiera provocar el aislamiento en los hogares decretado por el estado de alarma, en ningún caso compensa el parón en la actividad hostelera. Las medidas restrictivas de movilidad impiden lógicamente el encuentro social también en los hogares y limitan los eventos deportivos y su seguimiento, entornos estrechamente vinculados al patrón de consumo de cerveza, reduciendo aún más el trasvase de consumo de hostelería al hogar.

Los datos de las dos primeras semanas del mes de marzo reflejan que las ventas de cerveza aumentaron un 17% en el sector alimentación , incluyendo la semana previa a la declaración del estado de alarma, en la que hubo un sobre abastecimiento en los hogares, muy por debajo de alimentos como arroz, pasta, legumbres secas, entre otros, y productos de higiene, siendo previsible que se produzca un descenso en las próximas semanas.

Este incremento experimentado en ventas en el sector alimentación es esperable que sea circunstancial y pasajero y, por lo tanto, no compensaría de ninguna forma el impacto que produce en el sector cervecero el cierre de los establecimientos de hostelería y restauración.

La situación que vive España, aseguran desde Cerveceros de España, exige defender políticas e iniciativas que garanticen la continuidad operativa de los profesionales y empresas del sector cervecero, independientemente de su tamaño y capacidad productiva, así como el de toda la cadena de valor asociada a la elaboración, distribución y comercialización: proveedores de materias primas, envases y otros insumos, distribuidores, fuerza comercial y personal técnico asociado que comparten con el sector cervecero una honda preocupación por el grave impacto que la pandemia está provocando en la actividad y empleo dependiente del mismo por la obligada modificación de hábitos sociales.

En este escenario, Cerveceros de España muestra su total respaldo a las medidas sociosanitarias adoptadas para paliar los efectos de esta crisis, para preservar ante todo la salud de los ciudadanos, pero considera insuficientes las adoptadas para asegurar la supervivencia y garantizar la liquidez de empresarios y autónomos, tanto para los directamente relacionados con la elaboración de cerveza, como para todas aquellas empresas directamente vinculadas con la hostelería.

Por ello, exigen que todas las medidas económicas que se adopten sean extensibles a aquellas empresas que tengan una interdependencia directa de la hostelería como la industria cervecera, distribución, servicio técnico, fuerza comercial, fijándose unos criterios económicos objetivos de dependencia, y entre otras, la aplicación de las siguientes medidas de choque:

1.- El reconocimiento de situaciones como el actual estado de alarma de una fuerza mayor para la simplificación y agilización de los procedimientos en los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs).

El sector cervecero en su conjunto está haciendo todo lo posible por mantener sus plantillas, implementando medidas de flexibilidad laboral, adaptando plantillas a la demanda, pero "el ERTE por causas de fuerza mayor” se revela en algunos casos para su cadena de valor como el instrumento más idóneo para posibilitar que la vuelta a la actividad implique la vuelta a trabajo, ya que permite el ajuste temporal de las plantillas a la actividad y evita los despidos.

2.- Paralización o reducción proporcional de impuestos y tasas tanto municipales y autonómicas (IBI, IAE, impuesto sobre vehículos de tracción mecánica…) como de ámbito nacional (suministros de energía, IVA, Impuestos Especiales IRPF, Sociedades), permitiendo aplazamientos o fraccionamiento en el pago sin recargos ni intereses de demora.

Esta es la manera más eficaz y directa si se quiere dar de verdad liquidez inmediata al sistema, y evitar que los créditos vayan a retrotraerse al Estado y no se destinen a la economía real.

3.-Asegurar la ejecución automática de los avales, flexibilizar la financiación con las entidades bancarias y abrir nuevas líneas ICO de financiación para pymes con el fin de inyectar liquidez en los comercios o negocios de hostelería o estrechamente vinculados y dependientes de la restauración, como el sector cervecero.

4.- Garantizar financieramente los costes de los seguros para el sector de HORECA y sectores dependientes por interrupción del negocio por un período de al menos 6 meses, facilitando este dinero a las aseguradoras o a las empresas directamente. Posibilidad de que la situación se declare como de catástrofe y utilizar al Consorcio de Compensación de Seguro, o que lo incluya como ámbito el CESCE.

5.-Relajación de las reglas del concurso de acreedores eliminando la obligación de presentarlo en cuanto exista riesgo de insolvencia.

6.- Moratoria en el pago de las hipotecas e incluso de algunos alquileres, situación habitual en el distribuidor de hostelería y restauración.
   
7.- Por último, y en el momento en que las condiciones sanitarias permitan reanudar la actividad de hostelería y libre tránsito de personas, adoptar medidas para reactivar la actividad económica, promoviendo el consumo y el turismo.

El sector cervecero español en su conjunto pone a disposición de las autoridades competentes aquellas instalaciones, vehículos, productos de limpieza y desinfección y cuantos elementos se encuentren a su alcance que puedan resultar de utilidad ante esta emergencia sanitaria, independientemente de las iniciativas individuales que ya están surgiendo (donación de desinfectantes, de alcohol resultante de la desalcoholización de la Cerveza SIN para su destilación y transformación en desinfectantes, de equipos de protección individual... ).