Agronews Castilla y León

La industria cárnica, señala ANICE en un reciente informe, ocupa con diferencia el primer lugar de toda la industria española de alimentos y bebidas, representando una cifra de negocio de 23.998 millones de euros, el 22,3% de todo el sector alimentario español.

Esta cifra de negocio supone el 2,2% del PIB total español (a precios de mercado) y el 13,6% del PIB de la rama industrial, y un 4,1% sobre la facturación total de la industria española. Su empleo sectorial directo, unos 85.700 trabajadores, representa igualmente el 24,3% de la ocupación total de la industria alimentaria española.

En 2017, la producción española de carnes fue de 5,03 millones de toneladas (con un crecimiento del 1,4% respecto al año anterior). De este total, la carne de porcino, la de mayor producción, creció un 1,6%, llegando a los 4,25 millones de toneladas, lo que marca un año más un nivel histórico nunca alcanzado.

Por su parte, el sector de vacuno asentó la tendencia de recuperación iniciada a partir de 2014 y su producción de carne llegó a las 641.003 toneladas (un 0,6% más que al año anterior), y el ovino/caprino cayó un 1% respecto al volumen de 2016, alcanzando 125.487 toneladas.

En cuanto a la producción de elaborados cárnicos, hay que indicar que creció un 1%, situándose  en el entorno de 1,4 millones de toneladas.

Otro hito a reseñar es que el año 2017 marcó un nuevo récord en el comercio exterior cárnico español, al superar por primera vez los 6.000 millones de euros vendidos en mercados de todo el mundo, por un volumen de más de 2,3 millones de toneladas de carnes, despojos y productos elaborados de todo tipo, con una balanza comercial muy positiva del 477%, un dato que muy pocos sectores económicos relevantes pueden presentar, y que contribuye a paliar el tradicional déficit comercial de nuestro país.

El crecimiento de ventas exteriores fue del 2,5% en volumen y el 9,4% en valor respecto a 2016, lo que indica que se incrementa la exportación de productos de mayor valor añadido y a mejor precio.

España es ya uno de los cuatro primeros exportadores mundiales de porcino, junto a Alemania, Estados Unidos y Dinamarca, con ventas de 1.554.981 toneladas de carne de cerdo, por valor de 3.608 millones de euros (otro récord, al superar los 3.500 millones de ventas), lo que representa un 4,4% de crecimiento en volumen y un 12,5% en valor, y también cifras altamente positivas en productos elaborados, 197.818 toneladas (+8,3%) y 1.267 millones de euros (+10,1%).

En cuanto al vacuno, el balance de las exportaciones de carne y despojos fue igualmente positivo, ya que se alcanzó la cifra récord de 171.953 toneladas exportadas (+1,4%), mientras que en términos de valor se obtuvo la cifra de 610 millones de euros, un 5,3% más que en el año anterior, asentando los avances conseguidos a partir de 2015.