Agronews Castilla y León

 

En la sociedad actual el bienestar animal se ha convertido en un elemento clave para trabajar con las distintas especies que nos aportar alimentos, de tal forma que todas las políticas que se han diseñado en los últimos años tanto desde Bruselas, con la archifamosa PAC (Política Agraria Común) como las que desarrollan el Ministerio de Agricultura y los gobiernos de las distintas comunidades autónomas tiene este aspecto como un elemento clave. Además, la sociedad y el conjunto de los consumidores empieza a valorar en sus compras el esfuerzo que el sector primario, en este caso, especialmente los ganaderos, están realizando para lograr que los animales con los que trabajan tengan el mejor bienestar posible, en buena medida porque estos profesionales son ya muy conscientes que si sus animales se encuentran en unas buenas condiciones tanto en lo que a espacio se refiere, como a ventilación o alimentación y salud mayor será la productividad de la granja.

Así, en este tema, la temperatura en la que se encuentran los animales en la granja, ya hablemos de cerdos, ovejas, vacas, pollos o gallina ponedoras, aquí se puede incluir cualquier especie, la funcionalidad de ventiladores para animales de GigolaRiccardi.com es básica aportando todo tipo de soluciones, siempre sobre la base de un producto de calidad, resistente y de fácil manejo e instalación.

Cuatro son los parámetros que en una granja se debe controlar y regular para el buen funcionamiento de la misma y para que la rentabilidad de la misma sea la mejor para el ganadero: temperatura, humedad, velocidad y calidad del aire, siendo para la regulación de los mismos contar con una perfecta estructura de ventilación.

Lo primero que conviene que destacar es que es muy distinto ventilar y refrigerar. La primera operación consiste, fundamentalmente, en renovar el aire que se encuentra en el interior de la instalación evitando, de esta manera, que se produzcan grandes concentraciones de gases nocivos para nuestros animales; mientras que la refrigeración consiste en bajar la temperatura en la que se encuentra la nave tratando de que la misma sea la óptima para el bienestar de nuestros animales.

Es evidente que regular la temperatura es básica para que logremos obtener los mejores resultados de los animales con los que estamos trabajando. Una temperatura que supera los niveles óptimos contribuye a que los animales se adapten a la misma bajando su nivel de alimentación con que repercute directamente en una clara bajada de la producción; algo muy similar se puede decir de una situación de menor temperatura ya que, entonces, los animales necesiten una mayor energía para mantener su temperatura y, por tanto, comer más.

La ventilación también es clave para regular la humedad relativa del aire que debe situarse entre el 60 y el 80% dependiendo de las especies. En este apartado es importante señalar el valor que se debe dar a la velocidad del aire que discurre por la nave por la influencia que tiene en la refrigeración de los animales y su bienestar.

Sección: