Agronews Castilla y León

La economía en general y muy especialmente todo lo que se refiere a la agricultura y la ganadería se mueve en unos márgenes muy estrechos de beneficios que obligan a estar siempre ojo avizor de la situación de la empresa y de la información que la misma aporta para su propia evolución. En toda esta situación la contabilidad ha ido ganando peso en la importancia que tienen dentro de la explotación agrícola y ganadera, por lo que la formación en este tema supone un valor añadido a la actividad más tradicional, siendo muy interesante la oferta que en este sentido se ofrece desde INEAF Business School

Toda la información que nos puede aportar la contabilidad de nuestra granja o nuestra explotación debe ser básica en las tomas de decisiones continuas en las que se mueven los profesionales que se dedican a esta actividad: ventas de producciones, compra de maquinaria, construcción de naves, adquisición de nuevos animales o de material genético…

Tradicionalmente se habla de cuatro grandes aportaciones de la contabilidad, aquí un simple consejo que es apostar por realizar la misma con el máximo grado de profesionalidad posible por lo que en caso de que uno mismo no se encuentra capacitado para realizarlo siempre existe la posibilidad de externalizar esta labor, para facilitar el avance de nuestro negocio u empresa y es que una granja de animales o una explotación agrícola, hoy más que nunca, es una empresa, con sus peculiaridades, pero una empresa a fin de cuentas. La primera gran aportación que nos hace nuestra propia contabilidad es que nos ofrece una información detallada de los costes de producción de nuestro cereal, de nuestra leche, de nuestra carne o del maíz que obtenemos de nuestras parcelas, con lo que se convierte en una aportación clave para conocer a qué precios debemos vender lo que obtenemos de nuestros trabajo con los animales o la tierra.

Aunque pueda parecer una perogrullada la contabilidad nos ofrece información clara sobre el dinero que podemos estar ganando o perdiendo con nuestra actividad, para con esos datos, ver hacia donde debe girar o progresar nuestro negocio.

Además, revisar y estudiar los datos de nuestra contabilidad nos alerta de los gastos que estamos teniendo que se pueden calificar como superfluos pero, a la vez, permite comprobar los beneficios que estamos obteniendo con las inversiones que estamos realizando en nuestro plan estratégico.

Finalmente, el balance general que se nos ofrece desde nuestra contabilidad así como el estado de resultados puede facilitar el conocimiento casi a diario de la situación financiera de nuestra empresa, buscando soluciones a los problemas que puedan aparecer en este sentido y reforzando las inversiones o los programas de expansión que nos estemos planteando buscando mejorar la rentabilidad de nuestra empresa agrícola y ganadera.

En definitiva, tenemos que entender, más en el sector agrario, la contabilidad y nuestro plan contable como una herramienta más de labor que nos puede ofrecer no sólo beneficios o perdidas sino información que nos oriente en los pasos a dar en nuestra granja u explotación.

Sección: