En este pequeño artículo contamos la experiencia de Juan José Cosme que pretende poner en marcha una granja de caracoles en Castilla y León. El mismo nos cuenta sus problemas, sus inquietudes y los motivos que le han llevado a dar ese paso.
 
"La helicicultura, nos cuenta Juanjo, es la actividad que se encarga de la cría y engorde del caracol, muy extendida por el arco mediterráneo, pero que especialmente en Castilla y León, hasta el momento ha tenido pocos seguidores" .
 
Tras darle muchas vueltas, viajar por España, Francia e Italia este ganadero se decidió a poner en marcha esta actividad...aunque, asegura, siempre me han visto "como un bicho raro". Su intención es poner en marcha  un parque helicícola de engorde ante la poca o prácticamente nula actividad que existe, en este tema, en nuestra Comunidad y la demanda de caracol, ya que se importa un 50% de lo que se consume, datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.
 
Uno de los problemas que ha encontrado Juan José Cosme en su idea es el hecho de que se trata, como consecuencia del clima, de una producción "muy estacional, siempre hablando dentro de nuestra comunidad", asegura, "centrada en los meses de marzo a octubre, en los parques de engorde, pues para producir caracol en invierno se necesita inversión en generación de energía para mantener niveles de temperatura y humedad, o sea, más gasto, más dinero a invertir".
 
La competencia, Marruecos, Argelia, Turquia, los países del este y Sudamérica se aprovecha de que cuando ellos producen aquí es cuando más caro está el caracol, pero no tienen un nivel de calidad como el bien producido en España. Ese es uno de los grandes objetivos de Juanjo "producir con calidad, concha dura y  seca, que sólo se consigue con una buena calidad de alimentos, forrajes combinados con alimento balanceado y un buen asesoramiento por los que más saben" afirma.
 
Este ganadero considera que en la helicicultura tenemos un margen para poder crear un industria basada en la cría, engorde, envasado y venta con marcas de calidad, por que mecanismos disponemos, lo que nos falta es confianza. En Castilla y León somos buenos produciendo con calidad, todos nuestros productos están en los primeros puestos, ¿por qué el caracol no va a ser igual?"
 

Algunos datos del Ministerio

 

Al ser la Helicicultura una actividad de muy reciente creación, los datos que se disponen son estimativos, así lo reconoce el propio Ministerio de Agricultura, Aliementación y Medio Ambiente en su web,, si bien el consumo de caracoles es un tradicional, su comercialización siempre ha carecido de unos mecanismos regulados y dentro de los cauces adecuados.

Las cifras de las que se disponen tienen su fuente en estudios de mercado, y nos indican un consumo de caracoles anual de 400 gr. /persona/año en España, lo que supondría unos 16 millones de kg. anuales. Este caracol, una vez puesto en el mercado, supondría aproximadamente 10.000.000 € de volumen de negocio.

El origen mayoritario de este animal es silvestre. Según los estudios de mercado más reciente, el nicho económico del caracol de producción podría suponer en el futuro un 35% del volumen total; sin embargo, en la actualidad la comercialización del caracol de producción está en fase de expansión, y sólo supone el 3% real; con un número de explotaciones entre 100 y 150 en toda España.

Agronewscastillayleon

Sección: