Agronews Castilla y León

 

  • El pastoreo del sotobosque favorece la diversidad de especies y la estructura de la vegetación, mejora la capacidad del suelo de retener agua y fijar carbono, controla la biomasa combustible e impulsa el desarrollo social y económico de las zonas rurales

Los sistemas silvopastorales combinan la ganadería extensiva y la gestión forestal, proporcionando numerosos beneficios a la sociedad. Es lo que se conoce como servicios ecosistémicos. Ahora, un estudio de Antonio Lecegui, investigador del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) en el Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC); Elsa Varela, investigadora del CTFC, y Ana María Olaizola, de la Universidad de Zaragoza (Unizar), ha evaluado los servicios ecosistémicos que aportan las prácticas de gestión silvopastoral ―como es el pastoreo rotacional en el bosque o los aclareos ― en la montaña media mediterránea. Los resultados, que se han publicado en Forest Ecology and Management, muestran cómo estas prácticas contribuyen a mejorar la producción ganadera, la biodiversidad y la prevención de incendios en la montaña media mediterránea.

Pese al creciente interés por la gestión silvopastoral, es una actividad tradicional que está en declive. El abandono agrario y la falta de gestión de las zonas forestales han llevado a un incremento de la masa forestal y a una homogeneización del paisaje que reduce el hábitat de diferentes especies y aumenta la vulnerabilidad social y ecológica frente a incendios. En cambio, el pastoreo del sotobosque favorece la diversidad de especies y la estructura de la vegetación, mejora la capacidad del suelo de retener agua y fijar carbono y controla la biomasa combustible, por lo que se reduce el riesgo de incendios y otras perturbaciones. Además, impulsa el desarrollo social y económico de zonas rurales, donde proporciona puestos de trabajo y mantiene paisajes con altos valores culturales y recreativos.

En este contexto, resulta fundamental entender las relaciones entre las prácticas de gestión y los servicios ecosistémicos para establecer e incentivar pautas de gestión sostenibles. Es con este objetivo que los investigadores del CTFC, el IRTA y la Unizar quisieron estudiarlo, y lo hicieron aplicando el método Delphi, una metodología basada en la experiencia y el conocimiento de expertos para dar respuesta, en una serie de rondas, a cuestiones complejas y transdisciplinarias donde la información disponible es limitada. Mediante un cuestionario online y la retroalimentación de la información en dos rondas, se recogieron las valoraciones de cerca de setenta expertos de diversas disciplinas de ámbito nacional sobre la contribución de dieciocho prácticas de gestión forestal y ganadera en ocho servicios ecosistémicos de provisión, regulación-mantenimiento y culturales.

Antonio Lecegui, del IRTA, apunta que “los resultados indican que las prácticas silvopastorales estudiadas son especialmente efectivas para la producción ganadera, la creación de hábitats para la biodiversidad y la prevención de incendios”. Entre las prácticas que mostraron un gran potencial, Elsa Varela, del CTFC, destaca «las ganaderas, principalmente aquellas basadas en un sistema rotacional y las que utilizan diversas especies animales». Por el contrario, «sistemas de pastoreo con poca supervisión, como el pastoreo libre, podrían comprometer la provisión de algunos de estos servicios ecosistémicos, como la producción de madera, el control de la erosión, la caza y el senderismo». Así pues, concluye la investigadora del CTFC, «los resultados del estudio avalan el papel de las prácticas forestales y ganaderas como herramienta de gestión orientada hacia la provisión de servicios ecosistémicos y pueden apoyar los procesos de toma de decisiones para una gestión silvopastoral sostenible y multifuncional en la montaña media mediterránea».

Los expertos que han participado en el estudio destacan «el papel multifuncional de los tratamientos silvícolas como la selección de rebrotes en sotobosque, aclareos, aclareos de vástago y aclareo sucesivo uniforme por su contribución simultánea a la provisión de productos carpinteros y ganaderos, en la prevención de incendios, en el secuestro de carbono y en usos recreativos, como la caza y el senderismo», explica Ana María Olaizola, de la Unizar. Por el contrario, añade la investigadora, «otras prácticas resultaron menos multifuncionales pero muy efectivas para favorecer unos servicios ecosistémicos concretos como rotar las zonas de alimentación y descanso de los animales para favorecer el control de la erosión o el fuego prescrito para la prevención de incendios».

Los expertos que han participado en el estudio destacan «el papel multifuncional de los tratamientos silvícolas como la selección de rebrotes en sotobosque, aclareos, aclareos de vástago y aclareo sucesivo uniforme por su contribución simultánea a la provisión de productos carpinteros y ganaderos, en la prevención de incendios, en el secuestro de carbono y en usos recreativos, como la caza y el senderismo», explica Ana María Olaizola, de la Unizar. Por el contrario, añade la investigadora, «otras prácticas resultaron menos multifuncionales pero muy efectivas para favorecer unos servicios ecosistémicos concretos, como rotar las zonas de alimentación y descanso de los animales para favorecer el control de la erosión o el fuego prescrito para la prevención de incendios».

Tags: