Agronews Castilla y León

El oso pardo y la ganadería de montaña son dos elementos indisociables del ecosistema pirenaico, patrimonio natural y cultural de sus habitantes, afirman distintas agrupaciones ecologistas.

El oso pardo no puede servir de rehén ante las dificultades de la ganadería de montaña para adaptarse al nuevo contexto de éxodo rural, falta de mano de obra, enfermedades y normativa sanitaria, competencia feroz de las importaciones de carne a bajo precio en el contexto de la globalización. El oso no ha creado ninguno de los problemas actuales que dificultan la rentabilidad de la ganadería extensiva en los Pirineos.

Habitualmente se culpa a los grandes carnívoros, como oso y lobo, del detrimento del sector ganadero para obtener la unión del sector, sin ser los responsables. Las organizaciones firmantes apostamos por trabajar con ganaderos promoviendo respuestas consensuadas no sólo al retorno del oso pardo sino también a su propio futuro.

La ganadería en zona osera es posible, como así ocurre en la Cordillera Cantábrica, donde el oso no es  ningún enemigo de las actividades ganaderas de montaña.
El oso aporta  economía    complementaria a  los territorios de montaña, promoviendo el turismo de naturaleza en los que habita.

Si en las montañas cantábricas se ha podido   obtener este resultado, en las montañas pirenaicas también se puede con voluntad y medidas preventivas.

Las ONG llevan años realizando propuestas concretas para el mantenimiento de la ganadería extensiva en compatibilidad con la presencia de oso y lobo, susceptibles de recibir financiación de la UE: fomento de agrupación y vigilancia de rebaños (mastines), ayuda a la contratación de pastores, mejora de las instalaciones en puertos de verano (mangas, bebederos, techados, cabañas), indemnizaciones justas y rápidas, formación (asesoramiento e información), aumento en la inversión, investigación e innovación de medidas de manejo y reducción de daños y ayudas a la ganadería extensiva por el pago de servicios ambientales (explorando instrumentos de financiación europea e incentivos o exenciones fiscales).
 
Para ello, es necesaria una voluntad por parte de los gobiernos autonómicos y de las organizaciones agrarias para trabajar conjuntamente, con una actitud responsable y constructiva para resolver problemas concretos del ganadero sin utilizar al oso como moneda de cambio.

La pesada y burocratizada Administración urbana aragonesa, en muchos casos lenta e ineficiente en la resolución de conflictos, debería empatizar con la realidad rural arbitrando mecanismos eficientes, impulsando medidas y acciones para la convivencia y así reducir los incidentes, ya sea con fauna silvestre u otros usos (turísticos), además de cumplir la legalidad en materia de conservación de especies amenazadas que debemos cumplir todos los ciudadanos europeos, incluyendo a los gobiernos que democráticamente hemos elegido.
Desde las ONG españolas y francesas firmantes reafirmamos nuestro compromiso con la conservación de todos los elementos del ecosistema pirenaico simbolizados por el oso y el pastor. 

ONGs Firmantes
Por parte francesa:
ONG de la coordinación a favor de la conservación del oso pirenaico (Cap ours):
Altaïr Nature, Animal Cross, Association pour la Protection des Animaux Sauvages (ASPAS), Association Nature Comminges (ANC), Comité Écologique Ariégeois (CEA), Conseil International Associatif pour la Protection des Pyrénées (CIAPP), FERUS (Groupe Loup France/ARTUS), Fonds d’Intervention Eco- Pastoral – Groupe Ours Pyrénées (FIEP), France Nature Environnement (FNE), France Nature Environnement Hautes Pyrénées (FNE 65), France Nature Environnement Midi- Pyrénées (FNE Midi-Pyrénées), Nature en Occitanie, Pays de l’Ours - Adet (Association pour le Développement Durable des Pyrénées), Société d’Etude de Protection et d’Aménagement de la Nature dans le Sud Ouest – Pyrénées-Atlantiques (SEPANSO 64), Société nationale de protection de la Nature (SNPN), Société Française pour l’Etude et la Protection des Mammifères (SFEPM), Sours, WWF France. 
Fondo de Intervención Eco Pastoral (FIEP)

Por parte española:
WWF España, Comité español de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (CeUICN), Sociedad Española de Ornitología (SEO Birdlife), Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS), Fundación Oso Pardo (FOP), Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR), Fondo Natural

Sección: