Agronews Castilla y León

El recinto ganadero de Adai, en O Corgo, volvió a ser un referente para la Rubia Gallega pese a acoger una subasta con menos animales de los habituales, que no impidieron los buenos precios y la alta participación. Este año no hubo novillas procedentes del Centro de Recría, por lo que ACRUGA y criadores aportaron a la puja tres novillas y nueve machos, que alcanzaron precios medios de 2.400 y 2.250 euros, respectivamente.

Los nueve machos presentados a subasta procedían de las explotaciones de varios ganaderos, así como de la nave de testaje de ACRUGA, y únicamente quedaron desiertos dos. Con precios de salida de entre 1.800 y 2.350 euros, tras la puja, los machos alcanzaron un precio medio de 2.257 euros. De hecho uno de ellos se llevó la cotización más alta de la mañana, al lograr su adjudicación por 2.950 euros, tras abrirse la puja en los 1.900.

También las novillas presentadas por varios ganaderos lograron un buen precio medio, de 2.400 euros, si bien hay que tener en cuenta que los precios de salida fueron más altos. El presidente de ACRUGA, César Dorado se mostró satisfecho con los resultados de la subasta, aunque aclaró que «Fue una pena no poder traer novillas de la granja Gayoso Castro, por la inmovilización del centro. Está claro que hay demanda y que la gente quería comprar. Ha habido unas 50 tarjetas de posibles compradores, lo que prueba que en circunstancias normales, se habría vendido todo».

Concurso Morfológico

Aunque en este certamen de carácter nacional el plato fuerte es desde hace años la subasta, lo cierto es que el concurso morfológico, que alcanzó su edición trigésimo quinta, es cada año más seguida, con presencia de criadores asiduos a este tipo de eventos pero también por jóvenes ganaderos comprometidos con la raza. Es el verdadero escaparate de la raza, puesto que se mire donde se mire se pueden comprobar las auténticas características que definen el prototipo de la raza rubia gallega.

Aunque el sábado se dieron los premios, las valoraciones de los jueces profesionales comienzan días antes, en cada una de las siete secciones en las que se dividieron a los aproximadamente 70 ejemplares de este año.  

Un año más hubo tres ganaderos lucenses  que sobresalieron en los premios de esta nueva edición del concurso, con ejemplares procedentes de explotaciones que son ya sinónimo de buenas prácticas y de cuidado por la mejora de la raza.  Jose Antonio Ferreiro, de O Corgo, logró seis premios, varios de ellos primeros, y además el de mejor lote. El mismo número de trofeos se llevó Manuel López Quiroga, otro de los asiduos a estos certámenes y a llevarse reconocimientos para sus animales. También destacó la ganadería Penín Puente S.C, de Friol, que en cada edición va incrementando el número de trofeos que van a su explotación. Otros ganaderos y ganaderas destacados en este concurso morfológico, también con distinciones para sus ejemplares, fueron Gonzalo Seoane; Alejandro Prado y Ana Isabel Quiroga.

Si este año se notó mucho la alta participación de criadores y público, no lo fue menos la de autoridades. Junto al presidente de ACRUGA, César Dorado, varias autoridades siguieron la subasta y participaron en la entrega de premios. Así, entre otros estuvieron el alcalde de O Corgo, Felipe Labrada; la subdelegada del Gobierno, Isabel Gutiérrez; el jefe territorial de Vicepresidencia Segunda de la Xunta en Lugo, Gerardo Criado; los alcaldes de Castroverde y Pedrafita, José María Arias y José Luis Raposo, respectivamente, y la directora de la granja Gayoso Castro, Sonia Verdes. Tampoco faltaron a la cita representantes de entidades bancarias que colaboran con ACRUGA, así como el presidente del Colegio de Veterinarios, José Luis Benedito.

Tags: 

Sección: