Agronews Castilla y León

La Federación Española del Vino ha rechazado de una forma contundente en un comunicado de prensa que se aplique, dentro de la reforma fiscal anunciada y siguiendo el informe del comité de expertos, un  impuesto al vino.

El citado documento plantea  “la posibilidad de establecer un impuesto a tipo muy reducido sobre el vino, como recientemente se ha hecho en Francia”. Al respecto, desde la FEV  se asegura que el citado impuesto existe en el país vecino desde hace tres décadas, con un gravamen, de apenas 3,72 euros por hectolitro para el vino tranquilo y de 9,23 euros para el vino espumoso.

Asimismo y con respecto a la justificación que hace el informe de establecer un impuesto “por la necesidad de corregir los efectos externos negativos derivados del consumo” de los productos con contenido alcohólico, desde la FEV se considera un argumento poco sólido en el caso del vino dado que, con el impuesto cero actual, el consumo per cápita en nuestro país ya roza mínimos históricos con apenas 20 litros consumidos por persona y año en 2012, a la cola de la mayoría de los Estados Miembros. Además, el sector ya está haciendo sus deberes en materia de prevenir y paliar los daños sociales provocados por el abuso de alcohol, liderando en Europa la campaña Wine in Moderation, que promueve los valores positivos de la moderación como una elemento indisociable del consumo de vino.

Por último señalar que, entre las propuestas del citado informe, se plantea además “incrementar progresivamente la imposición sobre el alcohol hasta alcanzar la media de la Unión Europea”. Sin embargo, esta propuesta resulta incoherente en el caso del vino ya que actualmente son más los países que tienen impuesto cero, un total de 15, de los cuales la mayor parte son países productores.

Sección: