Agronews Castilla y León

 

Desde la Federación de Caza de Castilla y León se han realizado distintas consideraciones sobre algunas de las alegaciones que se han presentado al Anteproyecto de Ley de Caza regional. Así, destaca que las acciones colectivas de caza mayor, no de menor, sean preferente sobre otros usos. Contra lo que muchos creen equivocadamente, afirman en un comunicado de prensa, el monte tiene “dueño”, montes consorciados, de los Ayuntamientos, o privados,  y debe de ser precisamente el propietario quien debe decidir los usos que se pueden hacer del mismo y los aprovechamientos que se licitan, todo ello para obtener unos ingresos que repercutirán en la calidad de vida de las gentes que viven en el “mundo rural”.

Es una injusticia, según algunos alegantes recuerdan desde la Federación de Caza de Castilla y León, que un monte pueda ser cazado “la friolera” de tres o cuatro días al año, en la modalidad de caza mayor, y sólo pueda ser usado más de 360 días, para otros usos lúdicos, practicados habitualmente por sufridos urbanitas que necesitan con carácter urgente “una cura de oxígeno”.  Por cazar el propietario del monte recibe una suculenta renta cinegética, que redunda en la calidad de vida de los pobladores del mundo rural,  otros usos, aseveran con ironía desde la agrucpación, protestan por la aparición en sendas y caminos de excrementos malolientes, procedentes del ganado que además estorba con su presencia la actividad de los “urbanitas”.

Los cazadores están obligados, aseguran, a señalizar los montes donde se realizan esas batidas de caza mayor, que contribuyen al equilibrio de los ecosistemas y a evitar que esos otros usuarios del monte se choquen con sus vehículos en el devenir diario por las carreteras. La señalización que ponen los cazadores no es habitualmente respetada por los “urbanitas” que tienen más de 360 días al año para pasar por ese monte.

No hay que olvidar las alegaciones en el sentido de disparar hacia las zonas de seguridad, es bueno que no se haga en los caminos si existe algún peligro hacia las personas o los bienes. En el anteproyecto de ley está prohibido disparar hacia cualquier zona de seguridad, destacan desde la Federación de Caza de Castilla y León

Hay alegaciones otras alegaciones al citado Anteproyecto de Ley en el sentido de portar armas y otras imprudencias que pueden cometer los cazadores, pero resulta que la siniestralidad provocada contra personas que practican otros usos en la naturaleza, de la actividad cinegética (caza para los menos preparados) es inferior a la de los parques de atracciones.

En cuanto a la caza con nieve. La Federación ha propuesto que se mantenga la prohibición de caza menor con nieve continua y permitir la de mayor por debajo de 30 cm. Este grosor no reduce la capacidad de defensa de las piezas. En cuanto al pisteo, también se hace con barro y es algo habitual en ciertas modalidades de caza. En este y otros temas se puede opinar, pero la ignorancia es demasiado atrevida, aseguran desde la asociación de cazadores.

Tags: 

Sección: