Agronews Castilla y León

El pronóstico para la producción mundial de trigo en 2022 se ha reducido moderadamente desde el mes anterior, pero con 782 millones de toneladas, la FAO todavía predice que crecerá este año. 

Esa reducción se refiere principalmente a los Estados Unidos de América, donde la persistente sequía ha afectado las perspectivas de rendimiento de la cosecha de trigo de invierno y ha frenado las expectativas generales de producción. Sin embargo, respaldado por una expansión impulsada por los precios, todavía se prevé que la producción total de trigo del país aumente a 50 millones de toneladas en 2022, alrededor de 5 millones de toneladas (11 por ciento) por encima de la producción del año anterior. 

Con la cosecha principal de primavera a punto de sembrarse en Canadá, se prevé una recuperación sustancial de la producción tras la cosecha reducida por la sequía en 2021.

EUROPA

En Europa, el pronóstico para la producción de trigo en Ucrania se mantiene sin cambios y en un nivel inferior al promedio, lo que refleja los efectos del conflicto que se prevé que reducirán la superficie cosechada en al menos un 20 por ciento. También se espera que los rendimientos disminuyan en 2022 debido a las interrupciones relacionadas con el conflicto en las operaciones agrícolas antes del período de cosecha. 

Las perspectivas en la Federación de Rusia siguen siendo favorables en términos generales, ya que las condiciones climáticas propicias siguen apuntando a un repunte de los rendimientos que sustenta el aumento de la producción previsto para 2022.

En la Unión Europea, este mes se ha incrementado el pronóstico relativo a la producción de trigo fijándose en 139,5 millones de toneladas, a raíz de que datos oficiales recientes han indicado un ligero aumento interanual de la siembra de trigo en comparación con las expectativas iniciales. No obstante, como consecuencia de la persistente sequedad en las zonas meridionales, se prevé que el descenso de los rendimientos previsto en 2022 compensará los efectos del aumento de la superficie plantada, por lo que la producción se mantendrá sin variaciones respecto del año anterior.

ASIA

En Asia, los pronósticos indican un ligero aumento de la producción en la India y el Pakistán en 2022, mientras que en los países del Cercano Oriente se prevé que la producción de trigo alanzará un nivel promedio gracias a un clima en general favorable. Sin embargo, en África del Norte, se prevé que los efectos de las condiciones de sequía, particularmente graves en Marruecos, darán lugar a un descenso considerable de la producción.

CEREALES SECUNDARIOS

En cuanto a los cereales secundarios, la cosecha de los cultivos de 2022 ha comenzado en el hemisferio sur, y las perspectivas siguen apuntando a una producción superior a la media en los principales países productores.

En América del Sur, los datos oficiales confirman las expectativas de que el Brasil recogerá una cosecha récord de maíz en 2022, prevista en 116 millones de toneladas, a raíz de una superficie plantada sin precedentes. Pese a una cierta preocupación persistente por la sequedad en algunas partes del país que ha deprimido las perspectivas de rendimiento, en el principal estado productor, Mato Grosso, prevalecen condiciones de cultivo favorables.

En la Argentina, es probable que las condiciones meteorológicas de sequía reduzcan los rendimientos y den lugar a un recorte moderado de la producción, que se ubicará en unos 57 millones de toneladas; con todo, se sigue estimando que la cosecha alcanzará un nivel superior a la media.

En África austral, pese a la repercusión que han tenido las inundaciones en las zonas orientales de Sudáfrica, el principal productor y exportador de la región, la producción de maíz en 2022 sigue cifrándose en 15,3 millones de toneladas, un nivel superior a la media. En el resto del África austral, se prevé que la escasez de precipitaciones y los efectos de los ciclones tropicales provocarán una reducción de la producción en 2022, y que las cosechas que recogerán algunos países serán inferiores a la media.

En el hemisferio norte, la siembra de los cultivos de maíz de 2022 ha comenzado recientemente. Las primeras encuestas sobre la siembra en los Estados Unidos de América, el mayor productor del mundo, indican que es probable que en 2022 la superficie de maíz disminuya un 4 % ante la preocupación por los elevados costos de los insumos.

 

Tags: 

Sección: