Agronews Castilla y León

 

  • Los abundantes suministros ayudarán a proteger los mercados alimentarios de las perturbaciones ocasionadas por la tormenta del coronavirus

La FAO, en su último inform, preve que los mercados mundiales de cereales se mantengan en una situación equilibrada y cómoda pese a las preocupaciones acerca de las repercusiones de la COVID-19. Si bien las perturbaciones localizadas, causadas principalmente por problemas logísticos, plantean desafíos para las cadenas de suministro de alimentos en algunos mercados, es poco probable que tengan un efecto significativo en los mercados mundiales de alimentos a juzgar por la duración y la magnitud que está previsto que tengan.

Se prevé que los mercados mundiales de cereales seguirán estando bien abastecidos a lo largo de 2019/20

La estimación de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2019 se ha revisado al alza, con un incremento de 1,2 millones de toneladas este mes, ubicándose ahora en 2 721 millones de toneladas, es decir, 64,6 millones de toneladas (un 2,4 %) por encima del nivel alcanzado en 2018. La última revisión se basa fundamentalmente en el alza de las estimaciones de la producción de maíz en la Federación de Rusia y la Unión Europea, sobre la base de unos rendimientos mayores de lo previsto anteriormente. En consecuencia, la producción mundial de cereales secundarios en 2019 se cifra actualmente en 1 445 millones de toneladas, lo que representa un aumento interanual de 36,3 millones de toneladas. La estimación sobre la producción mundial de trigo se mantiene invariada respecto del mes anterior en 763 millones de toneladas, es decir, 30,9 millones de toneladas más que en 2018 y solo ligeramente por debajo del récord de 765 millones de toneladas registrado en 2016. En cuanto a las perspectivas sobre la producción mundial de arroz, se han introducido solo ajustes menores desde marzo y las previsiones siguen indicando que la producción mundial ascenderá a 512 millones de toneladas (arroz elaborado), o sea, apenas un 0,5 % menos que el máximo histórico alcanzado en 2018 y el segundo volumen más alto jamás registrado.

Perspectivas para las cosechas de 2020

Las previsiones de la FAO sobre la producción mundial de trigo en 2020 se mantienen sin variaciones este mes, ya que las expectativas preliminares siguen indicando una producción de 763 millones de toneladas, es decir, un nivel comparable al de 2019. Se prevé que la producción disminuirá en los Estados Unidos de América, Ucrania y la Unión Europea, principalmente a causa de una reducción de las superficies de plantación. Es probable que estos descensos se vean compensados por el incremento previsto de la producción en la Federación de Rusia, así como en la India y el Pakistán, aunque en estos últimos dos países los aumentos podrían ser limitados debido a las infestaciones de plagas y a las recientes precipitaciones, anómalas para la época del año.

En el caso de los cereales secundarios, la cosecha de los cultivos de 2020 está por comenzar en los países del hemisferio austral. En América del Sur, se prevé que las cosechas en la Argentina y el Brasil tendrán un volumen similar a los excelentes niveles alcanzados el año pasado, debido principalmente a siembras de maíz superiores a la media. En Sudáfrica, se prevé que la producción de maíz experimentará una fuerte recuperación respecto del reducido nivel registrado en 2019 a causa de la sequía, superándolo en 15 millones de toneladas, lo que representa el segundo nivel más elevado de todos los tiempos. En el hemisferio norte, la siembra de las cosechas de cereales secundarios ha comenzado o está a punto de hacerlo. La reciente contracción de los precios internacionales del maíz, en parte como consecuencia de los efectos de la pandemia de la COVID-19, podría influir negativamente en las decisiones de siembra.

La previsión relativa a la utilización mundial de cereales en 2019/20 ha experimentado un ligero aumento, situándose en 2 722 millones de toneladas, lo cual indicaría ahora una expansión de 33 millones de toneladas (un 1,2 %) respecto del nivel de 2018/19. Las previsiones sobre la utilización mundial de trigo se mantienen prácticamente invariadas este mes, ya que las revisiones al alza respecto de China fueron contrarrestadas por una revisión a la baja en la Unión Europea derivada de unos rendimientos menores a los previstos anteriormente y un ritmo más acelerado de las exportaciones. La utilización de cereales secundarios se estima actualmente en 1 447 millones de toneladas, aproximadamente 19 millones de toneladas (un 1,3 %) más que en 2018/19, a raíz de las revisiones al alza de la utilización de maíz hechas este mes en relación con la Federación de Rusia y la Unión Europea como consecuencia de una producción más abundante de lo previsto anteriormente. Las previsiones de la FAO acerca de la utilización mundial de arroz en 2019/20 se han reducido en 900 000 toneladas en comparación con el mes pasado, cifrándose en 513 millones de toneladas. De confirmarse este nivel, la utilización mundial de arroz seguiría superando en un 0,9 % el elevado nivel de 2018/19 gracias a la expansión del 1,6 % prevista de la ingesta de alimentos.

Las previsiones de la FAO respecto de las existencias mundiales de cereales al cierre de las campañas de 2020 se han reducido en cerca de 5 millones de toneladas, por lo que actualmente ascienden a un total de 8 millones de toneladas menos que sus niveles de apertura. Como resultado de esta disminución prevista de las existencias de cereales, sumada al aumento estimado de la utilización de cereales, la relación entre las existencias y la utilización de cereales en todo el mundo ha descendido al 30,7 %, nivel que sigue considerándose holgado. A pesar de la reducción de 4,3 millones de toneladas (un 1,5 %) de este mes debida a la revisión de las estimaciones en China, las previsiones siguen indicando que las existencias mundiales de trigo en 2019/20 se mantendrán 1,4 millones de toneladas (un 0,5 %) por encima de sus niveles de apertura. Las existencias mundiales de cereales secundarios también se han recortado —en 700 000 toneladas (un 0,2 %)— desde marzo, con lo cual se acentuaría aún más la disminución prevista respecto de los niveles de apertura hasta 9 millones de toneladas (un 2,2 %), debido también a las importantes reducciones previstas en las existencias de maíz. Las previsiones de la FAO sobre las existencias mundiales de arroz al cierre de 2019/20 se han incrementado en otras 400 000 toneladas, hasta alcanzar los 183 millones de toneladas, lo que implicaría un descenso marginal (del 0,3 %) respecto del récord de la campaña anterior. Todas las ligeras revisiones al alza de este mes corresponden a los principales países exportadores de arroz: actualmente se estima que estos incrementarán en un 10,5 % interanual el nivel agregado de sus reservas, que ascenderá a 44 millones de toneladas, el nivel más alto de los últimos seis años.

Las previsiones siguen indicando que el comercio mundial de cereales en 2019/20 superará el nivel de 2018/19 en 9,5 millones de toneladas (un 2,3 %) y alcanzará los 420 millones de toneladas. La estimación sobre el comercio mundial de trigo en 2019/20 (julio/junio) sigue rondando los 174 millones de toneladas, lo que representa una recuperación del 3,2 % respecto de 2018/19, mientras que las previsiones de la FAO sobre el comercio mundial de cereales secundarios en 2019/20 (julio/junio) también se mantienen prácticamente sin variaciones, en 201,5 millones de toneladas, es decir, 3,1 millones de toneladas (un 1,6 %) más que en 2018/19. Se prevé que el comercio mundial de maíz en 2019/20 (julio/junio), que actualmente se cifra en más de 167 millones de toneladas, alcanzará el nivel más elevado de todos los tiempos, con envíos récord de maíz de la Argentina, el Brasil y Ucrania que compensarán con creces una caída de las exportaciones de los Estados Unidos de América. Se estima que el comercio mundial de arroz en 2020 (enero a diciembre) ascenderá a 45 millones de toneladas, es decir, 700 000 toneladas menos de lo previsto en marzo pero un 2,2 % por encima del nivel reducido de 2019. La revisión intermensual deriva principalmente de unas expectativas menos optimistas respecto de las importaciones en África y el Cercano Oriente asiático, mientras que en lo que respecta a las exportaciones se redujeron las previsiones sobre la India y Tailandia.

 

Cuadros resumidos

Tags: 

Sección: