Agronews Castilla y León

 

  • El pronóstico de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2022 se ha recortado en 7,2 millones de toneladas este mes y se cifra ahora en 2 756 millones de toneladas, lo que representa una disminución interanual del 2,0 % (57 millones de toneladas)

El pronóstico de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2022 se ha recortado en 7,2 millones de toneladas este mes y se cifra ahora en 2 756 millones de toneladas, lo que representa una disminución interanual del 2,0 % (57 millones de toneladas). A modo de comparación, en el último trienio la producción mundial de cereales aumentó, en promedio, 56 millones de toneladas al año. La reducción de este mes interesa principalmente a la producción de maíz y, aunque en menor medida, a la de trigo.

La producción mundial de cereales secundarios en 2022 se cifra en 1 462 millones de toneladas tras recortarse el pronóstico en casi 5 millones de toneladas y, de acuerdo con las previsiones actuales, disminuirá un 3,1 % en comparación con la producción de 2021. La última reducción obedece principalmente a las perspectivas de disminución de la cosecha de maíz en Ucrania, donde las repercusiones de la guerra han hecho que las operaciones poscosecha sean prohibitivas, obligando a muchos agricultores a dejar sin cosechar las superficies sembradas. Los datos oficiales más recientes también confirman una cosecha inferior a la prevista anteriormente en Serbia, donde la sequía ha limitado drásticamente los rendimientos. En cambio, se han realizado ligeras revisiones al alza de las estimaciones sobre la producción en el Paraguay y en Türkiye.

La producción mundial de trigo en 2022 se ha rebajado este mes en 2,7 millones de toneladas, ubicándose en 781,2 millones de toneladas, aunque se mantiene en niveles récord. El recorte intermensual se debe casi por completo a la Argentina, donde las prolongadas condiciones atmosféricas secas están perjudicando los rendimientos, lo que ha deprimido las perspectivas sobre la producción. Este descenso se ve compensado en parte por el incremento de las estimaciones sobre la producción en Kazajstán y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, a consecuencia de unos rendimientos superiores a los previstos.

 

SIEMBRAS

En los países del hemisferio norte se está llevando a cabo la siembra de los cultivos de trigo de invierno de 2023. La preocupación acerca de la asequibilidad de los insumos ha hecho que aumentara la incertidumbre sobre las expectativas de siembra a escala mundial, aunque los altos precios de los cultivos podrían contribuir a que la superficie se mantenga en un nivel superior a la media.

En los Estados Unidos de América, la siembra del trigo de invierno avanzó a ritmo acelerado y, a mediados de noviembre, estaba a punto de finalizar. La sequía afecta actualmente a unas tres cuartas partes de la superficie sembrada con trigo de invierno y se prevé que las condiciones más secas en las Grandes Llanuras meridionales persistirán hasta principios del año que viene, aunque se esperan algunas mejoras en otros lugares.

En la Unión Europea, la siembra de trigo de invierno procede bajo condiciones atmosféricas en general propicias que favorecen la brotación de los cultivos. Sin embargo, es necesario que aumenten las precipitaciones en algunas zonas que experimentaron un déficit de lluvias a principios de año, en particular en algunas partes del norte de Italia. En Ucrania, se prevé una disminución del 40 % de la siembra de trigo respecto del promedio quinquenal, ya que la guerra sigue limitando el acceso a los campos y provocando una grave escasez de insumos. En la Federación de Rusia, se estima que las abundantes lluvias que dificultaron la preparación de la tierra y los precios internos relativamente más bajos tendrán como consecuencia una contracción de la superficie, y se prevé que la siembra de trigo de invierno disminuirá en comparación con el año pasado aproximándose a un nivel promedio. En Asia, se calcula que los altos precios internos ayudarán a que las plantaciones de trigo sean superiores a la media en China (continental), así como en la India, donde el Gobierno elevó el incentivo de precio mínimo para el trigo. Los efectos de las extensas inundaciones sufridas por el Pakistán entre junio y agosto podrían dar lugar a una disminución de la superficie sembrada con trigo, cuya plantación suele concluirse antes de diciembre.

En los países del hemisferio sur se encuentra en marcha la siembra de los cultivos de cereales secundarios de 2023. En el Brasil, los pronósticos oficiales apuntan a un récord de la superficie sembrada de maíz, gracias a precios internos remunerativos y al tiempo por lo general favorable al inicio de la campaña. En Sudáfrica, si bien las intenciones provisionales de siembra indican un probable descenso moderado de la superficie sembrada con maíz respecto del año pasado, se prevé que esta se mantendrá en un nivel superior al promedio. Las condiciones atmosféricas en Sudáfrica y en los países vecinos hasta el momento han sido favorables y han facilitado el desarrollo inicial de los cultivos.

COMERCIO

Según los pronósticos, el comercio mundial de cereales en 2022/23 se ubicará en 472 millones de toneladas, cifra que, si bien supone un aumento de 2,7 millones de toneladas desde el mes pasado, sigue apuntando a una probable contracción del 1,9 % (9,2 millones de toneladas) respecto del nivel récord de 2021/22. Pese a una revisión al alza de 2,3 millones de toneladas este mes, el pronóstico aún indica que el comercio mundial de cereales secundarios en 2022/23 (julio/junio) disminuirá en un 2,6 % respecto del nivel de 2021/22 y se ubicará en 225 millones de toneladas.

El aumento de este mes es resultado de un ajuste al alza de 2,1 millones de toneladas en el comercio mundial de maíz, fundamentalmente a consecuencia de las exportaciones del Brasil, que siguen mostrando un ritmo intenso, y de la mayor demanda de importaciones prevista en la Unión Europea para compensar la disminución de la producción interna.

Según los pronósticos, el comercio mundial de trigo en 2022/23 (julio/junio), cifrado en 194 millones de toneladas, registrará una caída del 0,8 % respecto del nivel de 2021/22. Aunque el pronóstico mundial más reciente es similar al del mes pasado, se han revisado los pronósticos sobre las exportaciones de algunos países. Los envíos previstos de Australia y la Federación de Rusia se han revisado al alza, fundamentalmente a causa del buen nivel de suministros y la gran demanda de importaciones, mientras que se han realizado ajustes a la baja en el caso de las exportaciones de la Argentina, tras reducirse la estimación sobre la producción nacional, y de la Unión Europea, sobre la base del aumento de la competencia. 

Tags: 

Sección: