Agronews Castilla y León

A pesar de las incertidumbres que plantea la pandemia, los primeros pronósticos de la FAO sobre la campaña 2020/21 apuntan a una situación cómoda respecto de la oferta y la demanda de cereales. Las perspectivas iniciales apuntan a que la producción mundial de cereales en 2020 superará el récord del año anterior en un 2,6 %. Sobre la base de las condiciones de los cultivos ya plantados y las expectativas de siembra en relación con los que todavía deben plantarse, y suponiendo que las condiciones meteorológicas sean normales durante el resto de la campaña, se prevé que la producción mundial de cereales alcanzará los 2 780 millones de toneladas (incluido el arroz en equivalente elaborado), o sea, cerca de 70 millones de toneladas más que en 2019, marcando un nuevo récord. El grueso del aumento pronosticado corresponde al maíz, con un incremento previsto de 64,5 millones de toneladas que llevará la producción al nivel récord de 1 207 millones de toneladas, impulsada por cosechas sin precedentes en el Canadá, los Estados Unidos de América y Ucrania y cosechas casi históricas en la Argentina y el Brasil. De igual modo, se considera que la producción de arroz alcanzará un máximo histórico de 508,7 millones de toneladas en 2020, superando en un 1,6 % el nivel reducido de 2019. Se estima que condiciones meteorológicas más normales y precios más atractivos sustentarán la recuperación de la producción de arroz principalmente en China, los Estados Unidos de América, el Pakistán, la República Democrática Popular Lao y Tailandia, así como el crecimiento continuo de la producción en la India. Por el contrario, los pronósticos indican que la producción mundial de trigo en 2020 disminuirá respecto del buen nivel del año anterior, en gran medida debido a probables contracciones en los Estados Unidos de América, Ucrania y la Unión Europea que contrarrestarán con creces los aumentos previstos de la producción en Australia y la Federación de Rusia.

Según los pronósticos provisionales, tras el estancamiento de 2019/20, la utilización mundial de cereales en 2020/21 se incrementará en un 1,6 % (43 millones de toneladas) en términos interanuales hasta alcanzar un máximo histórico de 2 732 millones de toneladas. El crecimiento previsto reflejaría principalmente una expansión más robusta pronosticada en el uso como pienso en comparación con 2019/20, aunque también se espera un incremento de su uso para fines tanto alimentarios como industriales. Se calcula que el maíz registrará el mayor incremento interanual previsto de la utilización total de cereales, aumentando en cerca del 3 % (33 millones de toneladas) hasta 1 169 millones de toneladas, a raíz de las expectativas de una recuperación parcial de la demanda industrial, en especial para la producción de etanol en los Estados Unidos de América, y de un crecimiento más veloz del uso como pienso, en particular en China. Se prevé que la utilización mundial de arroz, sustentada por la abundancia de suministros, se incrementará en un 1,6 % en 2020/21 y alcanzará un nuevo nivel máximo de 510,0 millones de toneladas, debiéndose gran parte de este crecimiento al uso alimentario, que aumentará en un 1,6 % respecto de 2019/20 y alcanzará los 420,0 millones de toneladas. Esto se traduciría en una ingesta dietética mundial de 53,9 kg per cápita, es decir, un 0,6 % más que en el mismo mes del año anterior. Por el contrario, se prevé que la utilización mundial de trigo en 2020/21 disminuirá ligeramente (un 0,4 %) respecto del nivel estimado de 2019/20, ubicándose en alrededor de 754 millones de toneladas, debido principalmente a las perspectivas de menor demanda en el sector de los piensos por las amplias disponibilidades de cereales secundarios y una probable reducción de su uso industrial, en especial para la producción de biocombustibles en la Unión Europea.

Sobre la base de los primeros pronósticos de la FAO acerca de la producción en 2020 y el consumo en 2020/21, se prevé que las existencias mundiales de cereales al final de las campañas comerciales nacionales de 2021 alcanzarán un nuevo récord de 927 millones de toneladas, lo que representa un aumento del 4,5 % (cerca de 40 millones de toneladas) respecto de sus ya de por sí elevados niveles de apertura. El incremento previsto de las existencias de cereales tendría como resultado un ligero aumento del coeficiente reservas-utilización de cereales a escala mundial, del 32,5 % en 2019/20 al 32,9 % en 2020/21, lo que indicaría una situación en general cómoda de la oferta en comparación con el nivel mínimo del 21,2 % registrado en 2007/08. De las existencias totales de cereales, se prevé que hasta un 47 % se almacenará en China, cuyas existencias nacionales podrían aumentar por segunda campaña consecutiva y alcanzar un nuevo nivel máximo de al menos 438 millones de toneladas.

Se estima que las existencias mundiales de cereales secundarios serán las que más se incrementarán, con un aumento cercano al 10 % (casi 41 millones de toneladas) hasta situarse en 465 millones de toneladas, debiéndose la mayor parte del crecimiento pronosticado a una gran acumulación de existencias de maíz prevista en los Estados Unidos de América. El aumento previsto de las existencias mundiales de cereales secundarios haría que el coeficiente reservas-utilización de cereales secundarios alcanzara un 30,5 %, su nivel más elevado en más de 20 años. Según los pronósticos, las existencias mundiales de trigo se situarán en alrededor de 280 millones de toneladas, esto es, un 1,5 % por encima de sus ya de por sí elevados niveles de apertura, aunque aún por debajo del récord de 2017/18. Si bien la mayor parte del incremento interanual de las existencias de trigo previsto se producirá en China, es probable que las existencias finales de los principales países exportadores se mantengan cerca de sus niveles de apertura, salvo en el caso de los Estados Unidos de América, donde podrían descender al nivel más bajo de los últimos seis años. Por consiguiente, si bien es posible que el coeficiente reservas-utilización de trigo a escala mundial en 2020/21 registre tan solo un pequeño descenso, en los principales exportadores de trigo es probable que la relación entre las existencias al final de la temporada y su desaparición total disminuya al nivel más bajo de los últimos ocho años. Se prevé que las existencias mundiales de arroz almacenadas al cierre de las campañas comerciales de 2020/21 se reducirán en un 0,8 % respecto de su nivel de apertura, situándose en 182,0 millones de toneladas, aunque aun así representarán el tercer volumen más elevado de todos los tiempos. Se estima que buena parte de la reducción de las existencias se producirá en China, donde, no obstante, se prevé que seguirán siendo abundantes. En otras partes del mundo, se prevé un incremento de las existencias de arroz por segunda campaña consecutiva, impulsado por las expectativas de que prosiga su acumulación en los principales países exportadores de arroz. En consecuencia, el coeficiente reservas-utilización a escala mundial se mantendría en un nivel aún cómodo del 35,3 % en 2020/21, solo ligeramente por debajo de la estimación del 36,0 % en 2019/20.

El primer pronóstico de la FAO sobre el comercio mundial de cereales en 2020/21 se sitúa en 433 millones de toneladas, lo cual representa un aumento del 2,2 % (9,4 millones de toneladas) respecto de 2019/20 y marca un nuevo récord, impulsado por la expansión prevista del comercio de todos los cereales principales. Se prevé que el comercio mundial de cereales secundarios en 2020/21 (julio/junio) ascenderá a alrededor de 208 millones de toneladas, es decir, aproximadamente un 2 % (4 millones de toneladas) más que en 2019/20, a raíz de las expectativas de incremento de los envíos de todos los cereales secundarios principales (maíz, cebada y sorgo). Tras un año de crecimiento moderado en 2019/20, los pronósticos indican que el comercio mundial de maíz crecerá fuertemente en 2020/21 (julio/junio), alcanzando los 170 millones de toneladas, esto es, un 1,2 % (cerca de 2 millones de toneladas) más que en 2019/20. El aumento se vería sostenido por la creciente demanda de importaciones prevista para su uso como pienso, ya que la abundancia de suministros sigue reforzando la competitividad de los precios del maíz frente a los del trigo. Es probable que el comercio mundial de trigo en 2020/21 (julio/junio), incluida la harina de trigo en equivalente de trigo, alcanzará un nivel récord de 177,5 millones de toneladas, es decir, un 1,4 % (2,4 millones de toneladas) más que en 2019/20. Se considera que la mayor demanda de importaciones prevista en varios países de África del Norte y Asia también contribuirá a la expansión. Aunque es objeto de gran incertidumbre en esta fase temprana, provisionalmente se calcula que el comercio mundial de arroz en 2021 (enero/diciembre) ascenderá a 47,6 millones de toneladas, o sea, un 6,2 % (2,8 millones de toneladas) más que en 2020.

Puede consultarse un análisis más detallado de los mercados de cereales en el número de junio de Perspectivas alimentarias, que se publicará el 11 de junio de 2020.

Cuadros resumidos

Tags: 

Sección: