Agronews Castilla y León

El pronóstico más reciente de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2020 se ha incrementado en 17 millones de toneladas respecto del informe anterior, de febrero, ubicándose en 2 761 millones de toneladas, y apunta ahora a un aumento interanual del 1,9 %. El ajuste se debe principalmente a un aumento de 7,5 millones de toneladas en la estimación sobre la producción mundial de trigo, basado en datos oficiales de Australia, la Federación de Rusia, Kazajstán y la Unión Europea (UE) publicados recientemente.

La estimación sobre la producción mundial de cereales secundarios también se ha incrementado, en 6,9 millones de toneladas, concentrándose la mayor parte del aumento mensual en África occidental, donde datos oficiales recientes mostraron que la producción de maíz era mayor de lo previsto anteriormente, y en la UE, donde la estimación sobre la producción de maíz en Rumania se revisó al alza debido a un aumento de los rendimientos. La estimación sobre la producción mundial de cereales secundarios se vio aún más reforzada por una revisión al alza de la producción mundial de cebada como consecuencia de la mejora de los rendimientos en Australia y la Federación de Rusia.

El pronóstico sobre la producción mundial de arroz también se ha incrementado, en 2,6 millones de toneladas, respecto del mes pasado y se sitúa ahora un 2,1 % por encima de la estimación revisada sobre 2019. La revisión al alza de este mes refleja principalmente unas expectativas más optimistas sobre la producción en la India, donde se ha informado de que las plantaciones del cultivo secundario rabi han superado considerablemente los niveles alcanzados el año pasado. También se han incrementado las estimaciones sobre la producción en la República Islámica del Irán y la República Unida de Tanzanía, lo cual compensó con creces las modestas revisiones a la baja relativas a varios otros países.

El pronóstico sobre la utilización mundial de cereales en 2020/21 se ha incrementado fijándose en 2 766 millones de toneladas, es decir, 4,3 millones de toneladas más que en el informe anterior y un 2,0 % (54 millones de toneladas) por encima del nivel registrado en 2019/2020. Tras un ajuste al alza de 2,2 millones de toneladas, los pronósticos actuales indican que la utilización mundial de arroz en 2020/21 experimentará un aumento interanual del 2,0 % hasta alcanzar un nivel récord de 514 millones de toneladas, principalmente debido a su uso como alimento, pero también a causa de una leve recuperación prevista de los usos no alimentarios del arroz, en particular como pienso. El mayor uso de cebada como pienso previsto en Australia y la UE, sumado a un aumento del consumo alimentario de maíz en África respecto de lo previsto anteriormente, llevó a un incremento de 3,6 millones de toneladas en el último pronóstico sobre la utilización mundial de cereales secundarios en 2020/21, que se cifra ahora en 1 497 millones de toneladas, lo que representa un aumento del 2,8 % en comparación con 2019/2020. Pese a que este mes se ha rebajado ligeramente el pronóstico sobre la utilización de trigo en 2020/21, la estimación de la utilización mundial de trigo sigue apuntando a un aumento del 0,5 % interanual hasta alcanzar los 754,5 millones de toneladas.

El pronóstico de la FAO sobre las existencias mundiales de cereales a finales de 2021 también se ha incrementado en 9,0 millones de toneladas desde el informe anterior, situándose en 811 millones de toneladas. A pesar de esta revisión al alza, se prevé que las existencias mundiales de cereales en 2020/21 disminuirán un 0,9 % (7,6 millones de toneladas) respecto de sus niveles de apertura, lo que dará lugar a una caída de la relación entre las existencias y la utilización de cereales a escala mundial, que pasará del 29,6 % en 2019/2020 al 28,6 % en 2020/21, el nivel más bajo en siete años. El recorte de la utilización, sumado a una mayor producción, ha redundado en un incremento del pronóstico sobre las existencias mundiales de trigo de 7,7 millones de toneladas respecto al mes anterior, situándose en una cifra récord de 292 millones de toneladas, es decir, un 5,4 % por encima de sus niveles de apertura. El pronóstico acerca de las existencias mundiales de arroz al cierre de las campañas de 2020/21 también se ha incrementado, principalmente a causa de unas reservas más cuantiosas en la India que reflejan el fuerte ritmo de las compras institucionales, lo que sitúa a las existencias mundiales de arroz a la par con sus abundantes niveles de apertura. Aunque las existencias mundiales de cereales secundarios se han incrementado ligeramente desde el mes pasado, la estimación apunta todavía a una disminución de un 6,4 % respecto de sus niveles de apertura en vista de las significativas disminuciones de las reservas de maíz en China y los Estados Unidos de América previstas.

El pronóstico de la FAO sobre el comercio mundial de cereales en 2020/21 se ha reducido respecto del mes pasado, ubicándose en 464 millones de toneladas, aunque sigue estando un 5,5 % (24 millones de toneladas) por encima del nivel de 2019/2020. Se prevé que el comercio total de cereales secundarios aumentará un 8,9 % (18,7 millones de toneladas) en 2020/21 (julio/junio) hasta alcanzar los 230 millones de toneladas, a pesar de un recorte de 2,7 millones de toneladas respecto del informe anterior debido a la disminución de la demanda de importaciones de maíz en la UE. El comercio mundial de trigo en 2020/21 (julio/junio) se estima actualmente en una cifra récord de 186,6 millones de toneladas, esto es, un 1,2 % (2,3 millones de toneladas) por encima del nivel alcanzado en la campaña anterior, tras una revisión al alza de 2,0 millones de toneladas este mes por el aumento de las importaciones en China, el Pakistán y Turquía. El pronóstico de la FAO sobre el comercio mundial de arroz en 2021 (enero-diciembre) se mantiene, sin grandes variaciones respecto del informe anterior, en 48 millones de toneladas, lo que representa un aumento del 7,0 % respecto de 2020 y el nivel más elevado en tres años.

Perspectivas iniciales para las cosechas de 2021

Si bien la mayor parte de los cultivos de trigo en el hemisferio norte todavía se halla en letargo y los países del hemisferio sur aún no han sembrado, el pronóstico preliminar de la FAO sobre la producción mundial de trigo en 2021 apunta a un tercer aumento anual consecutivo hasta alcanzar los 780 millones de toneladas, un nuevo récord. Se prevé que la mayor parte del crecimiento provendrá de la UE, donde los pronósticos indican que la superficie sembrada con trigo se recuperará del bajo nivel del año pasado con un aumento superior al 5 % en 2021. Junto con la recuperación prevista de los rendimientos, se estima que la producción de trigo en la UE en 2021 repuntará casi un 9 % hasta alcanzar los 137,0 millones de toneladas.

Del mismo modo, se pronostica que la producción en el Reino Unido se recuperará respecto del reducido nivel del año pasado y superará los 14 millones de toneladas gracias a un incremento de la superficie plantada y mayores rendimientos.

En la Federación de Rusia, los efectos de las condiciones atmosféricas secas a principios de la temporada de crecimiento han determinado una reducción de las perspectivas de producción correspondientes a la cosecha de trigo en 2021 en comparación con la excelente cosecha del año anterior. Aunque las nevadas beneficiosas de enero contribuyeron a disipar parcialmente estas preocupaciones, sigue previéndose que la producción disminuirá unos 7 millones de toneladas en 2021.

En Ucrania, a causa de unas condiciones atmosféricas en general propicias con nieve suficiente que impidió que los cultivos se congelaran, se prevé una subida moderada de la producción de trigo, que alcanzará en 2021 un nivel cercano al promedio.

En Asia, se pronostica que la producción aumentará ubicándose en niveles superiores a la media en varios de los principales países productores, entre ellos la India y el Pakistán, sustentada por el apoyo gubernamental y el buen tiempo. Las condiciones de los cultivos de trigo en China también son favorables y se prevé que la producción en 2021 se mantendrá en niveles cercanos al promedio. No obstante, las perspectivas sobre la producción en los países asiáticos del Cercano Oriente son variadas, ya que la sequedad anómala en varios países ha deprimido las perspectivas de rendimiento.

En los Estados Unidos de América, unas condiciones atmosféricas poco propicias desde octubre de 2020 han rebajado las perspectivas de rendimiento y, pese a la expansión prevista de la superficie sembrada total, se prevé que la producción en 2021 rondará la producción del año pasado, de 50 millones de toneladas.

En Canadá, dado que la mayor parte de los cultivos de trigo se producen en verano y aún deben sembrarse, las previsiones oficiales indican que la producción disminuirá ligeramente y se ubicará en 34 millones de toneladas debido a una disminución de los rendimientos.

En cuanto a la producción de cereales secundarios, las cosechas de 2021 se recogerán en los próximos meses en los países del hemisferio sur y aún no se han sembrado en los países situados al norte del ecuador. En América del Sur, se prevé que la producción de maíz en la Argentina y el Brasil alcanzará niveles muy superiores al promedio en 2020 como consecuencia de las grandes extensiones de siembra previstas, aunque las condiciones atmosféricas, que no son ideales, han deprimido las perspectivas de rendimiento y de producción total. En África austral, las perspectivas acerca de la producción son en general favorables, pese a los fenómenos meteorológicos extremos que han provocado pérdidas localizadas de cultivos. En Sudáfrica, principal productor de la subregión, se prevé que un aumento de la siembra de maíz impulsado por los precios y unas condiciones atmosféricas prácticamente ideales favorecerán una producción de maíz casi sin precedentes en 2021.

Sección: