Agronews Castilla y León

Se prevé que los mercados mundiales de cereales seguirán estando suficientemente abastecidos en 2020/21 a pesar de las revisiones a la baja de la producción y las existencias realizadas este mes. Según las previsiones, el comercio de cereales aumentará en 2020/21, lo que demuestra la resiliencia de los mercados mundiales de cereales ante los desafíos y la incertidumbre ocasionados por la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

Los pronósticos más recientes de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2020 se han recortado en 2,5 millones de toneladas desde la publicación del último informe, en septiembre, y ahora se sitúan en 2 762 millones de toneladas. De confirmarse este nivel, la producción mundial de cereales se mantendría en un máximo histórico, superando la producción del año pasado en hasta un 2,1 % (55,7 millones de toneladas). La revisión a la baja de este mes obedece a una reducción de las expectativas sobre la producción mundial de cereales secundarios, que se cifra actualmente en 1 488 millones de toneladas, esto es, un 0,5 % (7,2 millones de toneladas) menos respecto del informe anterior.

La cosecha de trigo será record con 765 toneladas, la cebada alcanzará los 156,6 millones

La mayor parte de la reducción se debe a la disminución prevista de las cosechas de maíz en la Federación de Rusia, Ucrania y la Unión Europea (UE), causada por las recientes condiciones atmosféricas secas que las afectaron negativamente. También se han reducido los pronósticos acerca de la producción de maíz en China y los Estados Unidos de América debido a los daños ocasionados por fenómenos meteorológicos extremos; con todo, sigue previéndose que la producción de maíz de este año en los Estados Unidos de América superará a la cosecha del año pasado por un margen significativo.

Una mejora de las perspectivas sobre la producción mundial de cebada, que este mes se han incrementado en un 1,6 % fijándose en 156,6 millones de toneladas, ha evitado una reducción mayor de las previsiones de la producción mundial de cereales secundarios. La mejora de las perspectivas acerca de la producción de cebada se asocia principalmente a las perspectivas de mayores rendimientos en la Federación de Rusia y la UE.

Los pronósticos de la FAO sobre la producción mundial de trigo en 2020 se han revisado al alza, con un aumento de casi 5,0 millones de toneladas (un 0,6 %), ubicándose en un nivel récord de alrededor de 765 millones de toneladas. La mayor parte de la revisión al alza se refiere a Australia, donde las prolongadas condiciones meteorológicas propicias han dado lugar a perspectivas de mayores rendimientos y han reafirmado las expectativas anteriores de un repunte considerable de la producción tras dos cosechas consecutivas afectadas por la sequía. Los rendimientos mayores de lo previsto anteriormente en la Federación de Rusia y la UE también contribuyeron al alza de las previsiones acerca de la producción de trigo, lo que reforzó aún más las perspectivas sobre la producción mundial.

En cuanto al arroz, las plantaciones mayores de lo pronosticado previamente han reforzado las perspectivas acerca de la producción en los Estados Unidos de América, Malí, Sri Lanka y, en particular, la India. Sin embargo, los incrementos correspondientes a estos países se vieron contrarrestados por la disminución de las previsiones sobre Egipto, el Pakistán y, especialmente, Tailandia, donde podría escasear la disponibilidad de agua para riego, lo que impediría una recuperación marcada de la producción fuera de temporada en esta campaña. En consecuencia, los pronósticos de la FAO acerca de la producción mundial de arroz en 2020 se mantienen fundamentalmente invariados desde septiembre, en 509,1 millones de toneladas, lo cual constituye un aumento del 1,6 % en términos interanuales y un nuevo récord.

Las previsiones sobre la utilización mundial de cereales en 2020/21 se sitúan en 2 744 millones de toneladas, o sea, 2,8 millones de toneladas menos que en septiembre, pero todavía 54,5 millones de toneladas (un 2 %) por encima de la estimación sobre 2019/20. Se prevé que la utilización total de cereales secundarios alcanzará los 1 477 millones de toneladas, lo que representa un aumento de 41 millones de toneladas (un 2,9 %) respecto del nivel de la campaña anterior pese a una reducción de 2,7 millones de toneladas desde septiembre. El pronóstico sobre la utilización de maíz, que explica la mayor parte de la revisión a la baja, se ha reducido a causa de un crecimiento menos robusto de la demanda para su uso industrial y como pienso, especialmente en los Estados Unidos de América y la UE. Junto con las expectativas de un menor uso de maíz como pienso, el aumento previsto en el uso como pienso de la cebada ha empujado al alza las previsiones sobre su utilización hasta alrededor de 6 millones de toneladas (un 4,1 %) por encima del nivel del año pasado, ya que se prevé que la subida de los precios del maíz dará lugar a una mayor competitividad de la cebada en las raciones de alimento. El pronóstico acerca de la utilización total de trigo, cifrado en 757 millones de toneladas, se mantiene prácticamente invariado desde septiembre y supone 5,8 millones de toneladas más que en 2019/20, gracias a un crecimiento del consumo en Asia, en particular en China y la India. Pese a una ligera revisión a la baja desde septiembre, se prevé que el aumento en la ingesta de alimentos originará un incremento anual del 1,5 % en la utilización mundial de arroz en 2020/21, que alcanzará un nuevo récord de 510,5 millones de toneladas.

Según las previsiones, las reservas mundiales de cereales al cierre de las campañas que finalizarán en 2021 se cifran actualmente en 890 millones de toneladas, esto es, 5,9 millones de toneladas (un 0,7 %) menos de lo pronosticado en septiembre, pero todavía 16,7 millones de toneladas (un 1,9 %) por encima de su nivel de apertura, lo cual representa un récord. De acuerdo con las estimaciones más recientes sobre las reservas y la utilización, la relación entre las reservas y la utilización de cereales a escala mundial en 2020/21 ascenderá al 31,6 %, coeficiente solo ligeramente inferior a la relación del 31,8 % de 2019/20 y aun así relativamente elevado desde una perspectiva histórica. La revisión a la baja de este mes en relación con las reservas se basa principalmente en una reducción de casi 10,0 millones en las previsiones sobre las existencias mundiales de maíz, que anula el aumento previsto anteriormente. Tras la reciente revisión oficial a la baja de las reservas iniciales de maíz de 2020/21 en los Estados Unidos de América (es decir, los remanentes de la campaña 2019/20), se han recortado las previsiones sobre las existencias de maíz del país al final de la campaña actual. Además, las perspectivas de una menor producción en China y la UE sumadas a una fuerte demanda de piensos han dado lugar a una disminución de las previsiones sobre las existencias. Por el contrario, la mejora de las perspectivas de la producción ha favorecido las expectativas de un aumento en las existencias mundiales de trigo, que actualmente se prevé que alcanzarán los 284,8 millones de toneladas, unos 10 millones de toneladas (un 3,7 %) por encima de sus niveles de apertura, pero todavía por debajo del nivel sin precedentes de 2017/18. No obstante, es probable que gran parte del crecimiento en las existencias de trigo previsto se concentre en China y se estima que las existencias mundiales de trigo excluido dicho país registrarán un pequeño descenso. Fundamentalmente a causa de los remanentes en la India, mayores de lo previsto anteriormente, el pronóstico de la FAO acerca de las reservas mundiales de arroz al cierre de las campañas de 2020/21 se ha incrementado en 700 000 toneladas, hasta 182,0 millones de toneladas, es decir, prácticamente el mismo nivel de la campaña anterior, que destacó por alcanzar el segundo volumen más alto jamás registrado.

Según las previsiones, el comercio mundial de cereales alcanzará un máximo histórico de 448 millones de toneladas en 2020/21, es decir, 6,2 millones de toneladas más que el pronóstico anterior, de septiembre, y 10,6 millones de toneladas (un 2,4 %) por encima del nivel récord de 2019/20. Es probable que el comercio de cereales secundarios en 2020/21 aumente en 7,2 millones de toneladas (un 3,5 %) respecto de 2019/20, respaldado por una mayor demanda de importaciones de maíz, cebada y sorgo. Se prevé un aumento de las importaciones de maíz en China a raíz de la acusada subida de los precios internos, así como en la UE, en vista de la previsión de una caída de la producción este año. En lo que respecta a las exportaciones, se prevé un fuerte repunte de las exportaciones de maíz de los Estados Unidos de América y una disminución de los envíos de maíz de la Argentina y el Brasil respecto de los niveles sin precedentes de 2019/20. Tras una revisión al alza de 3 millones de toneladas este mes, actualmente se prevé que el comercio mundial de trigo en 2020/21 se mantendrá cerca del nivel de 2019/20. Según las previsiones, la mayor abundancia de suministros en varios de los principales países exportadores, entre ellos Australia, la Federación de Rusia y la UE, satisfará la creciente demanda de África del Norte y Asia, especialmente de China y Egipto. Se pronostica que la reavivación de la demanda en África sostendrá una expansión del 6,9 % del comercio mundial de arroz en 2021 (enero-diciembre), el cual alcanzará los 47,1 millones de toneladas, es decir, sin variación respecto de las expectativas de septiembre. En cuanto a los países proveedores, de conformidad con la mejora de las perspectivas sobre los suministros, este mes se incrementaron las previsiones de exportaciones de la India a un máximo histórico, pero ello se vio contrarrestado por el empeoramiento de las perspectivas respecto del Pakistán, Viet Nam y, en especial, Tailandia.

Tags: 

Sección: