Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Gema Marcos es la directora general de la Cadena Alimentaria de Castilla y León, lleva tres meses “de muchísimo trabajo” en el cargo

  • Trabaja en “estrecha colaboración” con la AICA del Ministerio para detectar incumplimientos de contrato y desigualdades en la cadena

Después del Desarrollo Rural, el segundo pilar de la consejería de Agricultura con Jesús Julio Carnero al frente es la Dirección general de la Cadena Alimentaria, al frente está una salmantina, Ingeniera Técnica Agrícola, Gema Marcos, desde hace tres meses. Menos de 100 días que ella asegura han sido de “muchísimo trabajo” buscando equilibrio en una cadena muy diversa según los sectores y también con muchos desequilibrios. La causa de ellos, afirma es que “no existía regulación alguna hasta 2013 que se publicó la Ley que rige el buen funcionamiento de la cadena y eso ha provocado que esté bastante desequilibrada en algunos sectores en concreto” y eso ha llevado a la situación actual. En el tiempo que lleva al frente de la Dirección general afirma que sus esfuerzos se han centrado en “difundir” lo que es esta dirección general porque, sobre el terreno, se está encontrando “mucha falta de información”, el sector agroalimentario “no lo tiene interiorizado, lo tiene más asociado a un tema de seguridad alimentaria que de relaciones entre los distintos eslabones antes de llegar al consumidor”, por ello en este tiempo se ha “centrado en dar la información a todos los sectores, estamos trabajando sobre la transparencia con los Observatorio de Precios, encajando todas las piezas, había ya la figura de un Defensor de la Cadena, pero estaba un poco disperso todo y se va a concentrar en la dirección general”.

 

Cláusula de arbitraje en los contratos

Entre las cuestiones en las que trabaja su equipo, además de la difusión, es en la implantación de una cláusula de arbitraje y mediación en los contratos entre productor e industria que se va a aprobar próximamente y que permitirá que “los productores tengan cierta seguridad, que no tengan que acudir a un proceso judicial largo, costoso y tedioso y que puedan, a priori, cuando contratan, ser conscientes de que están sometidos a una cláusula de arbitraje y mediación ante un posible conflicto” con el objetivo de que se resuelva en poco tiempo y también dé “seguridad”.

En este sentido lanza un mensaje a los productores para que se “conciencien” de que tienen que firmar contratos para que “sus precios sean los justos”, deben saber cuáles son las herramientas que las administraciones ponen en sus manos.

 

En contacto con el Ministerio

Una de las patas fundamentales de la Dirección general es la figura del Defensor de la Cadena Alimentaria que hará de “vigía para que las relaciones sean las correctas, emitirá dictámenes y hará los correspondientes expedientes sancionadores si fuera necesario”. De hecho, la están en . “estrecha colaboración” con la Agencia de Información Control Alimentario, AICA, que depende del ministerio de Agricultura y que traslada “todos los expedientes que tienen que ver con la cadena de valor, incumplimientos de contrato o desigualdades en Castilla y León”. 

Respecto a la futura PAC, Gema Marcos resalta que se está comenzando a trabajar con un equipo que forma parte del objetivo 3 del Plan Estratégico de la futura PAC porque “es necesaria la regulación de los mercados, el cómo es lo que estamos estudiando, hay que buscar las fórmulas más adecuadas dentro de la legalidad”.

Al sector también le pide que trabaje para abandonar la atomización tanto de productores como de industria y se asocie en cooperativas o en Organizaciones de Productores para tener mayor capacidad de negociación de precios.