Agronews Castilla y León

 La finca experimental que la sociedad pública INTIA tiene en la localidad navarra de Sartaguda acogió recientemente una jornada de puertas abiertas a la que acudieron profesionales de la agricultura navarra y jóvenes estudiantes de las escuelas de formación profesional de Peralta y Pamplona para visitar, entre otros, los ensayos que la entidad está realizando para sustituir los acolchados plásticos en cultivos hortícolas de invernadero. 

Amaya Uribarri, especialista de INTIA en cultivos de invernadero, explicó que se trata de un proyecto, liderado por INTIA en colaboración con la empresa Smurfit Kappa, que está ensayando diferentes tipos de papel que puedan sustituir al polietileno que habitualmente se utiliza en el acolchado de cultivos hortícolas y que supone una amenaza para el Medio Ambiente. Este trabajo es especialmente relevante desde el punto de vista de la prevención de residuos en el sector agrícola, ya que la mayor parte de los acolchados de hortícolas se realizan utilizando plásticos cuya gestión y tratamiento como residuos es muy compleja y con bajos índices de reciclado. 

Uribarri presentó las experiencias realizadas en los invernaderos de la finca de INTIA con dos tipos de papel (de color marrón y de color negro), de distintos gramajes (peso/m2) y sobre los principales cultivos de invernadero en Navarra: tomate y lechuga (en este caso probando hasta cuatro fechas distintas de plantación). Todos ellos se comparan con el uso polietileno para lo que se observan los siguientes parámetros: facilidad de colocación, temperatura y humedad que alcanza el suelo con el acolchado, desarrollo del cultivo, desarrollo de malas hierbas y degradación posterior del material. 

La experimentación utilizando papel como acolchado en estos cultivos hortícolas de invernadero está arrojando de momento buenos resultados:

• Se observa que el papel es sencillo de colocar, aunque hay que tener en cuenta que se puede contraer por la humedad y que de momento no se suministra troquelado.

• Mantiene la temperatura adecuada en el suelo lo que permite un buen desarrollo del cultivo, a diferencia del polietileno con el que se registran variaciones de temperatura en función de la época del año. Se observa que utilizando papel de color negro se registran temperaturas más altas que con el marrón. 

• También se constata que el papel mantiene muy bien el control de malas hierbas en invierno, que en primavera el de color negro funciona mejor que el marrón porque deja pasar menos luz, y que en verano, como el ciclo de la lechuga es muy corto, no hay problema de malas hierbas porque su desarrollo en ese plazo no es suficiente para llegar a romper el papel.

• Respecto a la humedad se observa que el papel negro la retiene comportándose como un plástico y luego se evapora, y que el papel marrón se empapa y luego le cuesta más tiempo secarse.

• En cuanto a la degradación, los dos papeles aguantan el tiempo suficiente para cubrir el ciclo del cultivo. Después se pica y se incorpora al suelo sin ningún problema. Al mes se realizaron controles de degradación y se vio que prácticamente había desaparecido.

Los trabajos realizados hasta ahora sientan las bases para continuar experimentando y finalmente obtener los resultados que permitan realizar las recomendaciones precisas al sector respecto a esta alternativa.

El grupo de asistentes, acompañado de personal técnico de INTIA que atendió todas las cuestiones que se plantearon, pudo visitar en campo todos estos ensayos, pero también los de variedades de lechuga (se dieron a conocer hasta 16 variedades de un ciclo de 84 días de duración) y los de acelga y borraja realizados sobre tres variantes de acolchados (polietileno, papel de color natural y 60 g/m2 de gramaje y papel negro del mismo gramaje).

Salomón Sádaba, responsable de la experimentación de la finca de Sartaguda, presentó los nuevos objetivos de trabajo para convertir esta finca en el referente nacional de la experimentación de hortícolas en ecológico, explicando cómo desde 2018 está inscrita en ecológico y detallando las obras y nueva distribución de los invernaderos que se realizó en 2019.

La sociedad pública INTIA tiene entre sus principales objetivos innovar y transferir conocimiento al sector agroalimentario, por lo que, entre otras actividades, se encarga de realizar en sus fincas demostrativas ensayos de experimentación que el agricultor no podría desarrollar individualmente (tanto por el coste que suponen como por la infraestructura necesaria) y se encarga de transferir al sector de manera objetiva e imparcial, por ejemplo a través de este tipo de jornadas, los resultados obtenidos en la experimentación.

Tags: 

Sección: