Agronews Castilla y León

La Encuesta de Población Activa (EPA) publicada ayer, 26 de julio, correspondiente al segundo trimestre de 2018 revela, según CCOO, que el número de personas que trabajan en el campo asciende a 822.500. Este volumen de empleo supone una caída del 1,2% respecto al mismo periodo del año anterior y de un 1,4% respecto al primer trimestre de 2018. Se consolida así la tendencia de reducción anual del empleo que se observa desde enero.

La EPA  también confirma que el segundo trimestre de 2018 se cierra con 186.500 personas del sector agrario en desempleo, lo que supone que son 20.100 menos que en el primer trimestre. Esta cifra de personas paradas supone que el colectivo de trabajadores y trabajadoras agrarios en desempleo ha descendido un 9,5% en el último año. Se puede hablar por lo tanto de un cambio en el ritmo de variación del paro agrario, puesto que hace un año cayó un 5,5% respecto al trimestre anterior. Se constata así una aceleración en las tasas de disminución del desempleo agrario.

Además, permite comparar la evolución del paro agrario con la del desempleo de los otros sectores de la economía española. Así, durante el último año, el sector agrario es uno de los que han registrado una mayor reducción porcentual del desempleo, un 9,5%. Solo lo supera la construcción, donde el paro decrece un 9,8%. En los servicios cae un 9,1% y en la industria un 4,6%.

Esa tendencia de la población ocupada y de la población parada del sector agrario que muestra la encuesta revela, subrayan desde CCOO, que la población activa del campo se está reduciendo, puesto que hay una reducción de la ocupación y del desempleo simultáneamente. También confirma el abandono del sector por parte de la población laboral hacia los servicios y la construcción, principalmente. No solo se ha reducido la ocupación sectorial como consecuencia de la reubicación de la fuerza de trabajo en los otros sectores, sino que también opera la duración más corta de determinadas campañas agrícolas.

Con estos resultados de la EPA se observa que la tasa de paro del sector agrario se sitúa en el 18,5%, cifra 3,2 puntos más alta que la tasa general del mercado de trabajo español. Con respecto al primer trimestre del año, la tasa de desempleo agrario cae 1,4 puntos porcentuales.

CCOO advierte de que otro de los lastres de este sector es la alta tasa de temporalidad. En el segundo trimestre alcanza el 59,9% y corrige levemente la del trimestre anterior, que fue del 61,5%, lo que muestra la movilidad sectorial de la mano de obra temporera del sector. En cualquier caso, se agudiza la desigualdad de género, ya que se incrementa la temporalidad entre las mujeres, hasta alcanzar el 69,6%, mientras que entre los hombres se reduce en más de dos puntos hasta quedar en el 57,2%.

Desde el sindicato se persiste en la denuncia del fraude que se registra en la contratación de carácter temporal para actividades cíclicas en la misma época del año, porque les correspondería un contrato fijo discontinuo.

Tags: 

Sección: