Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Continúa habiendo cepas afectadas por las fuertes heladas de 2017

Un total de seis bodegas ha comenzado ya la vendimia en la D.O. León que este año espera llegar, e incluso superar, los 4 millones de kilos de uva recogidos, según el director técnico del Consejo Regulador, Alejandro González. Dos años después de las fuertes heladas del año 2017 que dejaron muy dañadas las cepas, aún hay zonas que se resienten porque, recuerda González, cuando se produjeron esas heladas ya “hablamos de cuatro años para la recuperación, ahora estamos en la tercera vendimia y aún, en las zonas de mayores daños, hay secuelas”. El Prieto Picudo, la variedad que ocupa el 69% de la superficie de la Denominación, es muy irregular en las producciones, pero esa irregularidad es generalizada en todas las zonas, ahora, debido a las heladas, explica, “ dentro de una misma parcela hay plantas con el número de racimos normales -en torno a 7- y otra con tan solo uno o dos y eso es por las heladas que no se ha recuperado”. Además, también hay diferentes maduraciones dentro de una misma zona, “en una misma parcela hay uvas dulces para vendimia y al lado están ácidas, esos son daños que se vienen arrastrando de 2017”. Aún con esa situación, este año espera que la cosecha se “acerque a los cuatro millones de kilos y, con suerte, se recuperarán los cuatro millones”,  el año pasado se llegó casi a 3,8 millones y el máximo fueron 4,5 millones que se alcanzaron en los años 2013 y 2015.

Al igual que en otras zonas vitivinícolas, en la DO León, la vendimia se hace, en buena parte, por la noche o, más bien, bien entrada la madrugada con el objetivo de recoger la uva fría, algo que es “fundamental  para la calidad del vino y el mosto, para que el enólogo pueda gestionar el control de la temperatura y evitar fermentaciones indeseadas y poder llevar a cabo los procesos de maceración y después ir aumentando la temperatura del mosto bajo control”. Las vendimias nocturnas, además, permiten un importante ahorro de energía a las bodegas, que no deben enfriar la uva antes de comenzar la producción de mosto y vino.

 

El problema de las lluvias de este fin de semana

El inicio del mes de julio llegó al sur de la provincia de León con fuertes tormentas y granizo que afectó principalmente al término municipal de Valderas y también, aunque menos, al vecino de Gordoncillo, en el primero no hay casi nada que vendimiar estos días y en el segundo, algunas zonas se vieron afectadas. A partir de entonces no ha vuelto a llover casi nada, hasta esta semana, un verano, que Alejandro González, define como “un poco raro” porque esas lluvias intensas “condicionan” el desarrollo del ciclo de verano y el agua de esta semana “habría venido mejor si fuera menos cantidad y hubiera caído más suaves, porque ha habido zonas de 15-20 litros por metro cuadrado y eso lo tiene que asimilar la planta, y puede provocar daño fúngico”. Hoy vuelve a llover en León, un agua que ya no necesitan las cepas porque “podría detener la maduración y provocar riesgo de enfermedad por exceso de humedad”, lo que hace falta es que vengan días de luz y calor para evitar problemas de hongos.

 

Evolución de las vendimias

La D.O. León recibió esa calificación en el año 2007 (entonces como D. O. Tierra de León), ese año se recogieron 2,5 millones de kilos de uva y el máximo se alcanzó en  2016 con 4.564.899 kilos de uva, un año antes de la gran “catástrofe” del 17 cuando las heladas acabaron con casi la totalidad de la cosecha, la Denominación tan solo recogió 1,3 millones de kilos.

 

El 85% se planta en espaldera

El 85% de la superficie de la D.O. León está plantada en espaldera, queda un reducto de los vasos antiguos sobre todo en los Oteros que era donde estaba el viñedo antiguo y donde había plantas de 100 años de antigüedad que se han perdido con la concentración parcelaria

Tags: 

Sección: 

Provincias: