Antonio Álvarez Rodrigo - Agronews CyL
  • Asedas asegura que la directiva presentada por Phil Hogan sería un retroceso respecto a la actual legislación española

  • “Puede provocar situaciones de competencia desleal y restará competitividad a las empresas”, afirma Ignacio García Magarzo

La Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, ASEDAS, ha calificado la propuesta europea que pretende regular las prácticas comerciales desleales como una medida discriminatoria, poco eficaz e injusta. En un comunicado hecho público este miércoles 18 de abril, la asociación a la que pertenecen entre otros el grupo DIA y Mercadona pone en duda que la directiva presentada por el comisario Phil Hogan vaya a resolver los problemas de los productores, a la vez que asegura que deja desprotegidos a muchos pequeños distribuidores frente a los posibles abusos de los grandes grupos industriales.

“Si se aprueba este texto tal y como lo hemos conocido, la nueva norma permitirá, por ejemplo, que los vendedores puedan aplicar prácticas comerciales abusivas sobre los compradores con total impunidad”, ha explicado Ignacio García Magarzo, director general de ASEDAS, quien ha añadido: “En la cadena alimentaria europea habría empresas que podrían competir dopadas mientras a otras se las sometería a estrictos controles anti-doping”.

La asociación a la que pertenecen DIA y Mercadona pone en duda que la directiva de Hogan vaya a resolver los problemas de los productores

Para la organización que representa a casi un 70% de la superficie comercial de alimentación, la propuesta de la Comisión Europea prohíbe la modificación unilateral de un contrato por parte del comprador, pero no “la negativa a suministrar un producto previamente contratado, produciendo una falta de suministro frente a la que el comprador, en ocasiones, resultaría gravemente perjudicado”, según reza en el comunicado.

Para García Magarzo “la propuesta del Comisario Hogan, de aprobarse, puede provocar situaciones de competencia desleal entre los diferentes operadores de la cadena agroalimentaria europea, restará competitividad a las empresas más perjudicadas por su aplicación y, al mismo tiempo, no será eficaz para resolver los problemas de los productores, objetivo inicial de la misma que parece haberse relegado a un segundo plano”.

España como ejemplo

ASEDAS considera que la legislación en España es más equilibrada y menos discriminatoria con un Código de Buenas Prácticas en la cadena alimentaria aprobado en noviembre de 2015 que no perjudica la competitividad y que es fruto del esfuerzo de todos los implicados para ayudar a los productores a equilibrar precios en origen con costes reales. Mientras que la propuesta de la Comisión “puede provocar situaciones de competencia desleal entre los diferentes operadores y, en algunos casos, restará competitividad a las empresas más perjudicadas”.

En el comunicado, la patronal de la distribución y los supermercados concluye que “las posibles malas prácticas no son una consecuencia del tamaño, del peso en el mercado, ni de la posición de los operadores como parece presumir la propuesta de la Directiva”.

Sección: