Agronews Castilla y León

La Diputación Provincial de Zamora ha presentado un escrito de alegaciones al borrador del Plan Hidrológico de la Cuenca del Duero para el periodo 2022-2027 en las que se recogen las aportaciones realizadas por las organizaciones profesionales agrarias de la provincia, ayuntamientos afectados y plataforma en defensa de las plantaciones de choperas, tras las reuniones mantenidas en las últimas semanas.

Las alegaciones se desarrollan en base a 15 puntos que parten desde las regulaciones en la Cuenca hasta el presupuesto y la financiación, pasando por nuevos regadíos y modernización de los canales, aguas subterráneas, caudales ecológicos y navegación, contaminación difusa por nitratos, plantaciones de choperas, medidas de protección de las aguas destinadas al consumo humano, medidas para recuperar los costes del servicio, valoración de los daños causados al dominio público hidráulico, asignación y reserva de recursos, medidas para prevenir avenidas en inundaciones, acciones de mejora de la continuidad de los ríos y abastecimiento.

Un escrito que recoge el sentir general y mayoritario de todos los sectores afectados por el borrado del Plan que entrará en vigor el próximo año.

El documento remitido por la Diputación a la Confederación Hidrográfica del Duero considera inadmisible el descenso del nivel del embalse de Ricobayo entre 10 y 12 metros respecto de su cota máxima, debido a que se recorta en varios kilómetros la lámina de agua y priva a población de las garantías que recoge la Ley de Aguas, respecto a los usos comunes de las aguas (beber, bañarse, otros usos domésticos y abrevar el ganado), pudiéndose perder una generación de desove piscícola (según la vocalía de Pesca Provincial de Zamora), afectando indudablemente a la masa arbórea y flora autóctona, acuíferos, al impacto paisajístico y poniendo en riesgo el amerizaje de hidroaviones de extinción de incendios, tal y como aconteció el pasado verano.

Volumen de agua en el embalse de Ricobayo

Por ello, se propone el mantenimiento de un volumen mínimo de agua en el Embalse de Ricobayo del 70% de agua o cota de 674 metros sobre el nivel del mar (msnm) durante los meses de junio a octubre, en lugar del 33% de agua o cota de 662,5 msnm, propuesto por la CHD, y que el volumen mínimo el resto del año sea de un 55% (660 hectómetros cúbicos) en vez del propuesto por la CHD de un aproximado 8% (101 hm3).

Entre las alegaciones presentadas, se solicitan 3 actuaciones de recuperación de las aguas superficiales, reduciendo su uso, en Tormes-Lastras de Cuéllar y Tordesillas, que acumularán agua durante el invierno para abastecer la zona de Tordesillas y Tierra del Vino (Zamora).

Del mismo modo, a la vez que se pone de manifiesto que se ha podido comprobar que en el canal de San José y en el canal Toro-Zamora existe un desfase de 800 hectáreas, se considera imprescindible incrementar la superficie cultivable de regadío con el fin de sostener el mantenimiento de la población de las zonas rurales y potenciar la industria agroalimentaria, y en base a que las tasas de incorporación de jóvenes agricultores a cultivos de regadío son bastante esperanzadoras como elemento de fijación de población en el ámbito rural.

En lo relativo a las masas de agua de Tierra del Vino y La Guareña (Zona Arenales-Provincia de Zamora), el borrador del Plan solo contempla nuevas concesiones de 7.000 metros cúbicos, argumentando que el acuífero está sobreexplotado.

En este sentido, los informes actuales apuntan que el acuífero se ha recuperado y por ello la Diputación alega que se incrementen las nuevas concesiones para instalación de naves ganaderas y cultivos leñosos a un mínimo de 12.000 metros cúbicos al año para hacer sostenible la forma de vida de los agricultores y ganaderos de esta comarca, fomentando el arraigo de la población en estas zonas.

Limpieza de cauces, ríos y arroyos

Con el fin de minimizar el riesgo de avenidas, desde la Diputación de Zamora se considera imprescindible que se aborde la necesidad de limpiar cauces de ríos y arroyos por parte de la CHD, se solicita a adopción de un protocolo para facilitar la limpieza de arroyos por cuenta propia por los propietarios de fincas colindantes y, al mismo tiempo, se cree necesario dar una mayor respuesta desde una política de construcción o recrecimiento de embalses que permitan la optimización del uso del agua y eviten riesgos de inundaciones.

Asimismo, la Institución Provincial considera inadecuado abordar la retirada de azudes y restablecer la continuidad lateral entre el cauce fluvial y la llanura de inundación, ya que estas infraestructuras minimizan los efectos de grandes inundaciones, y estima que para realizar este tipo de intervenciones se deberá contar con el consenso de agricultores, propietarios y administraciones implicadas.

Por otra parte, apunta que la limpieza, mantenimiento y conservación de los cauces debería ser sufragada con presupuestos públicos, para evitar grandes avenidas.

Finalmente, el escrito de alegaciones solicita que se permitan las plantaciones de cultivos arbóreos sobre espacios que ya tienen choperas y que cumplen con las distancias mínimas a los cauces de 5/10 metros o que se transforman de suelos agrícolas a forestales, haciendo de esta forma compatible el uso del suelo de dominio público hidráulico (DPH) con el desarrollo de la economía rural.

Tags: 

Sección: 

Provincias: