Agronews Castilla y León

Este viernes sen la plaza de Viariato se entregaron cerca de 2.000 plantas de olivo de la variedad manzanilla cacereña, que se cultiva de manera tradicional en los Arribes del Duero, para conmemorar el Día del Árbol. Y en Fuentesaúco, con ayuda de los escolares, se han plantado 400 quejigos micorrizados con trufa procedentes del vivero provincial.

Se trata de una actividad ya tradicional que cada año pretende fomentar la reforestación de la provincia con cultivos de variedades  tradicionales y sensibilizar a la población sobre los beneficios ecológicos, sociales y económicos, que se derivan del aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

La variedad Manzanilla Cacereña, elegida en esta ocasión, es la variedad de olivo que se cultiva mayoritariamente de forma tradicional en los Arribes zamoranos y está adaptada al sistema de cultivo en bancales y a los factores ambientales de la zona, con suelos pobres en nutrientes y muy ácidos, temperaturas  suaves en invierno y  escasa pluviometría.

Se encuentra acogida a la Denominación de Origen, Gata-Hurdes y también  se cultiva en otras zonas de España, como Cáceres (origen de la variedad), Badajoz, Ávila, Madrid y Salamanca.

Se trata de una especie muy rústica aunque es sensible a las heladas, por lo que los primeros años hay que plantarlo en lugares resguardados del viento frío, pero se adapta bien y no precisa mucho riego.

Una variedad adaptada con ventajas para el agricultor

Mediante el proyecto Agrinndif, financiado con fondos FEDER, la Diputación de Zamora trata de impulsar el conocimiento de las variedades locales de olivo, de modo que los agricultores puedan decidir si desean utilizar esta variedad en lugar de otras menos adaptadas y más extendidas en el mercado. Esto podría suponer una ventaja para el agricultor, tanto desde el punto de vista del cultivo, más sencillo con variedades más aptas para la zona, como comercial, ya que la Manzanilla Cacereña es una variedad única que da un aceite con características diferentes al producido en otras regiones de España y puede ser muy apreciado en hostelería.

Esta variedad se destina tanto a mesa como a almazara. Tiene facilidad de recogida, una calidad de la pulpa y una relación pulpa/hueso mayores que la media de variedades. Respecto a enfermedades, presenta una resistencia media al repilo y una resistencia mayor que la media a la tuberculosis.

Da unos aceites que exhiben bastante cuerpo, con aromas herbáceos, picante y amargor en el rango medio-alto y aromas a otros frutos/as maduros, especialmente plátano dulce. Es un aceite con alta estabilidad y una apreciación de buena a excelente.

La variedad Manzanilla Cacereña presenta un fruto redondeado de tamaño medio, con un rendimiento graso bajo, pero elevado contenido en ácido oleico. De hecho, por cada kilogramo de aceituna se obtiene sólo la tercera parte del aceite que se obtiene a partir de variedades más comerciales, como Hojiblanca o Picual.

Sección: 

Provincias: