El servicio de suministro de agua potable a localidades en situación de emergencia ha estado muy activo este verano. Las cisternas de la Diputación no han parado en un año marcado por la sequía, que ha dejado secos manantiales y depósitos, obligando a una treintena de municipios a solicitar ayuda. En los meses de julio y agosto, la Institución Provincial ha movilizado 273 cisternas, que han llevado 4,3 millones de litros de agua a medio centenar de localidades, siendo el caso más destacado el de Castrojeriz.

Castrojeriz ha recibido solo en agosto 1,2 millones de litros de agua

El municipio ha recibido 1,9 millones de litros de agua en 123 cisternas entre junio, julio y agosto, de acuerdo con los datos conocidos en la última Comisión de Fomento de la Diputación. Solo en agosto se le han suministrado 1,2 millones de litros. Valle de Tobalina, Villadiego o Salas de los Infantes son otros de los municipios que han solicitado más apoyo de la Institución Provincial, si bien sus cifras se alejan considerablemente de las registradas por Castrojeriz, con 78 servicios en agosto.

Por ejemplo, a Valle de Tobalina se han llevado 345.000 litros, entre julio y agosto, para Las Viadas, Santa María de Garoña, Leciñana y Parayuelo. Mientras, a Salas de los Infantes han tenido que suministrarle 272.000 litros para Hoyuelos de la Sierra, principalmente en julio y en agosto, si bien en este caso también se ha prestado algún servicio puntual en enero y febrero. Y en Villadiego han sido 256.000 litros, solo en julio y agosto, para Arenillas, Bustillo del Páramo, Coculina, Quintanilla de la Presa, Villalbilla de Villadiego y Villanueva de Odra.

4,7 millones en un año

En lo que llevamos de 2017, la Diputación ha suministrado 4,7 millones de litros de agua a pueblos en situación de emergencia, con servicios prácticamente todos los meses, salvo marzo. El número de cisternas movilizadas ha ascendido a 300, y la Institución Provincial cuenta con cuatro de estos vehículos, tres con una capacidad de 16.000 litros y un cuarto más pequeño, de 11.000. En agosto se han repartido 3,2 millones litros y en julio otros 1,1 millones, cifras en general que superan las de años anteriores.

En 2016 se distribuyeron 2,6 millones de litros en todo el año

De acuerdo con los datos provinciales, en todo el 2016 se distribuyeron 2,6 millones de litros de agua, y en 2015 fueron 1,1 millones. El año más bajo, de los recientes, ha sido 2013 con apenas 240.000 litros repartidos. Y en este 2017, además, el reparto se ha hecho únicamente con camiones cisterna, sin reparto de agua embotellada. Desde la Diputación realizaránun estudio de necesidades para determinar los problemas que causan el desabastecimiento y establecer medidas que lo eviten o palíen.

El coste total de las 300 cisternas movilizadas en 2017 asciende a 150.000 euros, de los que un 20 por ciento lo asumen los municipios, unos 30.000 euros. Los 120.000 euros restantes los cubren la Diputación de Burgos y la Junta de Castilla y León, asumiendo esta última el 50 por ciento del gasto total. El Gobierno regional comprometió 200.000 euros para dos años y es posible que la Institución Provincial tenga que redoblar esfuerzos pues queda por superar el mes de septiembre, que puede ser todavía complicado a pesar de las últimas lluvias.

Patricia Carro - www.burgosconecta.es

Sección: