María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

Un comité de expertos formado por cerca de 90 catadores, entre los que se encontraban miembros del pleno del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro, directores técnicos de Consejo Reguladores de otras zonas de producción, presidentes de algunos Consejos Reguladores de denominaciones de origen de Castilla y León, sumilleres, bodegueros y enólogos ha calificado la añada 2018 de la Denominación de Origen Toro como “excelente”.

El presidente de la Denominación de Origen Toro, D. Felipe Nalda Álvarez aseguró que “estamos muy contentos que en una muestra tan representativa de 87 catadores haya salido esta calificación”.

En total se han catado 13 vinos, de los cuales dos han sido blancos, otros tres tintos jóvenes y el resto con envejecimiento en barrica.  En esta ocasión, los dos vinos blancos pertenecen a las dos variedades blancas autorizadas por el Consejo, un malvasía y un verdejo, poniendo de manifiesto la riqueza y calidad con la que cuenta Toro en todas sus variantes. De la misma forma, se ha querido poner en valor el trabajo que se realiza en las bodegas, buscando una diversidad en los vinos en función de lo que demanda el consumidor.

Las diferentes autoridades que estuvieron presentes en el acto, como el subdelegado de Gobierno en Zamora, representante de la Junta de Castilla y León en Zamora o representantes de las diputaciones de Zamora y Valladolid han resaltado en conjunto que Toro está haciendo una labor excelente y que su trabajo en promoción está surtiendo efectos muy positivos, siendo la denominación de origen de Castilla y León con mayor porcentaje de exportación.

La calificación de la añada tuvo lugar durante la celebración de la Feria del Vino de toro que ha congregado a un total de 20 bodegas que durante dos días han presentado sus vinos al público en general.

La calidad de los vinos de Toro se pone de manifiesto de nuevo, ya que son varios los años consecutivos en los que la calificación de las añadas resulta excelente. Esto radica gracias al arduo trabajo de bodegas y viticultores que se preocupan y esmeran en que las calidades tanto de las uvas como de los vinos sean óptimas para conseguir unos vinos de gran calidad. Sin duda Toro sigue creciendo en todos los aspectos, y con esta nueva calificación de la añada 2018 se pone aún más de manifiesto la calidad y el éxito del que goza la denominación de origen a día de hoy.

Por otra parte, sobre la situación de los viñedos el presidente del Consejo Regulador de Toro ha asegurado que “se encuentran en un buen estado”. Ha reconocido que “de momento no presentan ninguna enfermedad y esperamos que transcurra todo así hasta que llegue la vendimia “lo cierto es que todavía queda mucho tiempo pero deseamos que las viñas sigan teniendo un estado óptimo”, ha aseverado Nalda.

Provincias: