La cosecha de cereal en la provincia burgalesa será este año”normal tirando a floja”. Las previsiones hablan de una caída del 30% con respecto al 2013, si bien es cierto que la cosecha entonces fue muy buena. El frío y la lluvia han llegado a destiempo, provocando periodos de sequía que han afectado negativamente a las producciones del sur de la provincia, fundamentalmente, donde la tierra es más débil y pierde el agua con mayor facilidad. En la zona norte, los agricultores obtendrán mejores resultados, aunque en general el grano será de buena calidad, aunque la cantidad sea menor.

El presidente del sindicato agrario UCCL, Félix Arribas, recuerda que todavía es pronto para hablar de cifras concretas, dado que la cosecha se ha retrasado este año por las bajas temperaturas y la lluvia de principios de julio. En la zona norte se ha empezado con unos diez días de retraso, así que no se terminará de recoger hasta mediados de agosto, mientras que en el sur van más avanzados. Sin embargo, aquí la producción va a ser más reducida, y es que según Arribas las plantas arraigaron bien, pero luego no se han desarrollado correctamente, así que el grano será de buena calidad pero escaso.

Los precios se mantienen

Si el año pasado se recogieron una media de 4.000 kilos por hectárea, este año no se superarán los 3.000, lo que tampoco está nada mal teniendo en cuenta que el 2013 fue un muy buen año. Por lo que respecta a los precios, Arribas reconoce que el mercado está muy parado, y esperan que se mantengan los precios de la cosecha anterior: entre los 15 y los 18 céntimos. Eso sí, hasta que no llegue el momento de vender no se puede saber con seguridad. Y es que ahora ya no depende de la calidad de la cosecha, o de su cantidad, sino de los vaivenes del mercado y los “movimientos especulativos”.

Además, las cooperativas tampoco cierran contratos anuales como se hacía hasta hace bien poco. Se vive al día, por lo que se va comprando mes a mes, trimestre a trimestre, según las necesidades. Al final, los agricultores no se deshacen de la producción de una sola vez, sino a lo largo de todo el año, por lo que los precios entre una venta y otra también pueden variar, tanto para bien como para mal. Si se opta por una venta general “puedes acertar y dar el pelotazo” o perder dinero. Además, siempre hay clientes habituales a los que deben suministrar durante todo el año.

Patricia Carro - www.burgosconecta.es

Sección: 

Provincias: