Agronews Castilla y León

La Ley Agraria de Castilla y León ha visto la luz, aunque la votación ratificándola ha sido sólo con la luz natural que el mármol de las Cortes dejan llegar al hemiciclo, hoy en Valladolid con el respaldo unánime de todos los procuradores, excepto José María González de Izquierda Unida, que se ha abstenida.

Con este resultado Silvia Clemente, Consejera de Agricultura y Ganadería, ha logrado "sacar adelante" uno de los proyectos estrellas de su cartera en esta legislatura. La máxima responsable del sector, antes de las votaciones, hacía un repaso del contenido de la nueva norma destacando que se trataba de dar una respuesta a una de las aspiraciones históricas del sector agrario, señalando que se trata de una ley "de agricultores y ganaderos, hecha con los agricultores y ganaderos y para los agricultores y ganaderos".

"Es indudable, aseguraba la Consejera, que el sector agrario de Castilla y León presenta unas especificidades propias que "obligan" a que cuente con una "política regional propia", más si cabe cuando todavía representa el 11 por ciento del Producto Interior Bruto Regional, unido además a una potentísima industria agroalimentaria".

Uno de los objetivos fundamentales que se marca la nueva ley es rejuvenecer el sector y facilitar la incorporación de la mujer al mismo, en línea con esto se va a poner en marcha el Fondo de Tierras Disponibles de Castilla y León, como una plataforma en la que poner en contacto a quienes pretenden incorporarse a la actividad y los propietarios de esas tierras.

La mejora de la competitividad de las explotaciones de Castilla y León será, aseveraba Silvia Clemente desde la tribuna de las Cortes, otro de los pilares de la Ley Agraria, destacando que, a partir de este momento, será obligatorio ser "agricultor activo" para poder optar a cualquiera de las líneas de ayudas que se ofrezcan desde la Administración Autonómica.

En esa apuesta por la modernización se va a seguir trabajando en el desarrollo de las infraestructuras agrarias, especialmente los regadíos, con los que se ganan rendimientos, se pueden diversificar los cultivos, se genera mano de obra, se hace un uso más sostenible del agua...destacando en este sentido, y como uno de los aspectos más novedosos de esta nueva Ley y a la vez uno de los más polémicos, la apertura a la participación privada en la realización de obras como las concentraciones parcelarias. Además, se crean los Planes de Ordenación de Zonas de Especial Interés Agrario, enclaves en la que todo lo que pueda afectar al sector va a ser estudiado  con lupa para tratar de impedir que dificulte el mantenimiento del sector en estas zonas.

Además, la nueva ley va a potenciar las marcas y sellos de calidad, manteniendo la apuesta por "Tierra de Sabor", un referente ya en el sector agroalimentario español.

El equilibrio de la cadena de valor será otro de los aspectos en los que se trabaje desde la Consejería que dirige Silvia Clemente a través de la ley hoy aprobada, para ello se crean fórmulas de mediación y arbitraje, creando la figura del defensor de la cadena alimentaria. Junto a esto, se va a crear la figura de las interprofesionales a nivel regional.

Para finalizar, la Ley Agraria hace un guiño a las organizaciones profesionales agrarias al elevar a rango de ley su valor y su presencia en los distintos organos colegiados.

Archivos adjuntos: