Agronews Castilla y León

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, se ha reunido con los alcaldes de Villaflores, Cantalpino, Poveda de las Cintas, Campo de Peñaranda, Zorita de la Frontera y con agricultores de la zona regable de La Armuña para reiterarles el compromiso de la Junta de Castilla y León de realizar las obras de regadío. Además, la consejera ha anunciado que el Gobierno autonómico llevará a cabo, de forma inminente, la reconcentración parcelaria de la zona.  Tras el proceso de reconcentración, y una vez terminadas las denominadas obras de interés general a realizar por el Gobierno de España, la Consejería de Agricultura y Ganadería ejecutará el resto de obras complementarias, que incluyen las redes de riego de los cinco sectores en que se divide la zona, el telecontrol, y las tomas de las unidades de riego resultantes tras el proceso de concentración parcelaria.

Zona regable declarada de Interés General del Estado

La zona regable de La Armuña se ubica al nordeste de la ciudad de Salamanca, a unos diez kilómetros, y ocupa una extensión de 6.655 hectáreas entre las localidades de Villaflores, Cantalpino, Campo de Peñaranda, Poveda de las Cintas y Zorita de la Frontera. Esta zona ha estado desde hace mucho tiempo en las planificaciones de regadío de la Comunidad y esta actuación fue declarada de Interés General del Estado (artículo 116.1.b de la Ley 24/2001, de 27 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y de Orden Social. BOE de 31 de diciembre de 2001).

En el año 2004 el Gobierno central y el autonómico suscribieron un convenio para la transformación de esta zona regable. En ese momento, el ministerio adquirió el compromiso de realizar las denominadas obras de interés general y la consejería el de ejecutar las obras complementarias.

La Junta de Castilla y León elaboró y autorizó un plan de obras para la transformación de esta zona (Orden AYG/1428/2004, de 13 de septiembre, por la que se aprueba el Plan de Mejoras Territoriales y Obras de la zona regable de La Armuña). Este proyecto incluía la descripción de las obras que se debían realizar y la cuantía que se podía financiar. Por un lado, se establecía que el ministerio acometería las actuaciones de interés general: una balsa, dos estaciones de bombeo, la conducción principal que une la estación de bombeo principal con la balsa, las instalaciones eléctricas, la construcción de un camino junto a la tubería principal y la mejora de los existentes. Por otro, la Junta de Castilla y León llevaría a cabo las obras complementarias: las redes de riego de los cinco sectores en que se divide la zona, el telecontrol y las tomas de riego en parcela.

Ese mismo año, 2004, el entonces denominado Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación decidió paralizar estas actuaciones. Desde ese momento, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha insistido al ministerio en numerosas ocasiones para que iniciara los trabajos de transformación de esta zona ya que sin ello no podían comenzarse las actuaciones que tenía que desarrollar el Gobierno autonómico. La Consejería de Agricultura y Ganadería mantuvo esta exigencia y planteó la suscripción de un nuevo acuerdo con el ministerio, que firmaron el secretario de Estado y la consejera en febrero de 2009. Este nuevo acuerdo no tuvo ningún efecto ya que el ministerio continuó sin iniciar las obras.

Al incumplirse el acuerdo por parte del ministerio, la Consejería de Agricultura y Ganadería decidió desarrollar en esta misma zona de La Armuña otra actuación: el regadío de la zona de Arabayona, que con una inversión de 21 millones de euros realizada íntegramente por la Junta de Castilla y León ha permitido la puesta en marcha de una zona regable de 3.319 hectáreas.

La Junta de Castilla y León, ante el anuncio del ministerio de finales de mes de julio de retomar las actuaciones previstas para transformar La Armuña realizará, tal y como se establecía en el proyecto inicial, las obras complementarias con un presupuesto estimado de 36,9 millones de euros.

Apuesta por el regadío

La Consejería de Agricultura y Ganadería, desde el año 2007, ha desarrollado un intenso plan de modernización de los regadíos existentes en Castilla y León que ha contado con una inversión total de 438 millones de euros que ha permitido modernizar un total de 55.000 hectáreas de regadíos existentes en la Comunidad. Además se ha invertido, desde ese mismo año, un total de 105 millones de euros para la creación 23.000 hectáreas de nuevos regadíos. En ese mismo periodo, la Junta de Castilla y León ha invertido 21 millones de euros en la provincia de Salamanca para la creación de la zona regable de Arabayona, que abarca 3.319 hectáreas.

Provincias: