• Un 6,8% de la superficie destinada a cultivo está pendiente de actuaciones en doce zonas de la provincia

Castilla y León comenzó a aplicar su política de concentración parcelaria en los años 50, a través del antiguo Iryda, con el principal objetivo de conseguir unas explotaciones estructuradas de acuerdo a los cambios que ha experimentado la agricultura. Con numerosos proyectos ejecutándose y otros en previsión, los últimos datos oficiales de la Consejería de Agricultura indican que la superficie concentrada es de 4.055.456 hectáreas de un total de 5,3 millones de hectáreas concentrables, es decir, la superficie agraria útil –tierras cultivadas y superficie de pastos–. Además, otras 168.689 hectáreas han sido objeto de reconcentración parcelaria. 

La superficie concentrada en la Comunidad (74,1%) sumada a la que se está concentrando (5,7%) representa un 79,8% de la superficie concentrable, cifras a las que hay que sumar un 0,9%  que se encuentra paralizada por oposición de los propietarios.

La superficie concentrable de Castilla y León está distribuida en porcentaje en tierras labradas, que supone un 66,1% de la superficie concentrable y en pastos y otras superficies concentrables, que representan un 33,9%. Con estas cifras, la superficie de tierras labradas está prácticamente concentrada, bien por estar finalizada o porque se están realizando actuaciones.

En el caso de la provincia de Salamanca, con una superficie de 1.233.640 millones de hectáreas, son 659.000 las concentrables –en 476.278 ya se ha actuado– y quedan en torno a 130.000 para las que no se ha solicitado la concentración parcelaria.

La superficie concentrada (69,4%) sumada a la que se está en proceso (7,3%) supone un 76,7% de la concentrable de la provincia, tras un aumento de la superficie en 2010. La solicitada asciende al 3,5%, estando este 1,9% de la superficie en trabajos previos al acuerdo que declara la utilidad pública. En el resto de zonas solicitadas, que representan un 1,5% de la superficie concentrable, no se han iniciado actuaciones. La superficie no solicitada supone un 19,8% de la concentrable.

La superficie concentrable de la provincia de Salamanca está distribuida en porcentaje en tierras labradas que supone un 50,6% de la superficie concentrable y en pastos y otras superficies concentrables que representan un 49,4% de la superficie concentrable.

En el conjunto de la provincia, la concentración está finalizada o se está actuando en un 93,3% de las tierras labradas, está pendiente de concentración un 6,8% de la superficie de tierras labradas, del que un 5,2% es no solicitada y un 1,6% está solicitada pero pendiente del inicio de actuaciones. Doce son las zonas de la provincia con proyectos de concentración en distintas fases de ejecución: Vilvestre, Sobradillo, San Miguel de Valero, Saldeana, Pitiegua II, Peñaparda, Lumbrales, Hinojosa, El Tejado, Cerezal de Peñahorcada, Aldeadávila de la Ribera y Ahigal de los Aceiteros.

 

Rosa María Fernández

Agronews Castilla y León

Provincias: