Agronews Castilla y León

 

  • Bruselas analiza las consecuencia de las invasión de Ucrania por Rusia en el sector agrícola y ganadero de la UE

La invasión de Rusia a Ucrania ha perturbado considerablemente los mercados agrícolas mundiales. Esto ha creado más incertidumbre respecto a la futura disponibilidad de cereales y oleaginosas, y ha añadido una capa de inestabilidad a unos mercados ya tensos. La UE es en gran medida autosuficiente en materia de alimentos, con un enorme superávit comercial agroalimentario, y cabe esperar que el mercado único de la UE demuestre una vez más su capacidad para absorber las perturbaciones. Sin embargo, hay cierta preocupación por la asequibilidad debido a los altos precios del mercado y a las tendencias inflacionistas.

Estas cuestiones constituyen la base de la edición de primavera de 2022 del informe de perspectivas a corto plazo. Publicado por la Comisión Europea el 5 de abril de 2022, el informe presenta una visión detallada de las últimas tendencias y perspectivas de una serie de sectores agroalimentarios.

 

Cultivos herbáceos

Las medidas propuestas para aumentar la producción de cultivos herbáceos en la UE permitirán a los agricultores aumentar la superficie de siembra de maíz, girasol y proteaginosas. Como consecuencia, la cosecha de 2022 en la UE puede ser muy buena para los cereales y las oleaginosas, siempre que se den las condiciones meteorológicas normales. Se prevé que la producción de cereales de la UE alcance los 297,7 millones de toneladas en la cosecha de 2022. Junto con una menor demanda de piensos debido a una menor producción de carne de porcino y un menor uso de cereales para biocombustibles, esto podría ayudar a suavizar el impacto que la esperada falta de exportaciones de grano de Ucrania puede tener en los mercados mundiales.

Se espera que las exportaciones de cereales aumenten un 14% en esta campaña (hasta finales de junio), impulsadas en gran medida por 5,6 millones de toneladas adicionales de trigo blando en comparación con la campaña anterior. Esto puede aumentar aún más después de la cosecha de verano de 2022, con las exportaciones netas de cereales de la UE potencialmente aumentando en casi un 40% a 41,4 millones de toneladas de julio de 2022 a junio de 2023 (campaña de comercialización 2022/23).

Los precios de las semillas oleaginosas se han disparado desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania, con los precios de las semillas de colza y girasol alcanzando los 1.000 euros por tonelada. La producción de semillas oleaginosas, sin embargo, no es preocupante, ya que se estima que crecerá un 6,5% hasta los 30,2 millones de toneladas en esta campaña, y se prevé que aumente hasta los 32,2 millones de toneladas en la próxima. Esta última incluiría 11,2 millones de toneladas de semillas de girasol.

El fuerte repunte de la producción de remolacha azucarera en Francia hace prever que la producción de azúcar de la UE aumente un 14% para 2021/22, hasta los 16,6 millones de toneladas. Se prevé un aumento del consumo, pero las existencias seguirán siendo mayores al final de la campaña.

 

Cultivos especializados

La producción de aceite de oliva podría alcanzar los 2,3 millones de toneladas en 2021/22, con un crecimiento interanual del 10%. El aumento de los costes de los insumos, el envasado y el transporte, junto con una mayor demanda de aceite de oliva para sustituir a otros aceites vegetales que actualmente experimentan subidas de precios, debería mantener los precios altos. Esta sustitución de otros aceites vegetales podría suponer un aumento del 7% en el consumo. Sin embargo, es probable que el aumento de los precios afecte negativamente a las exportaciones de la UE, con una reducción del 3% interanual.

La producción de manzanas sigue siendo elevada, con cerca de 12 millones de toneladas. La reducción de las exportaciones de manzanas frescas, junto con las elevadas existencias, están provocando un aumento de la proporción de manzanas destinadas a la transformación. Aunque la pandemia había provocado un efecto positivo en el consumo, éste se ha desvanecido.

Se espera que la producción de naranjas para la transformación aumente fuertemente, con un incremento del 30%. Mientras tanto, la producción de naranjas frescas se mantiene sin cambios. La producción total de naranjas crecerá un 4,4%, hasta los 6,6 millones de toneladas. Las importaciones y exportaciones de la UE de naranjas procesadas alcanzaron niveles históricamente bajos, mientras que se espera que el consumo per cápita de naranjas frescas también disminuya.

 

Leche y productos lácteos

La tendencia estacional que suele observarse en el precio de la leche cruda de la UE no se materializó en 2021, sino que el precio aumentó durante todo el año. A pesar de ello, las entregas de leche cayeron un 0,4%, la primera vez que esto ocurre desde 2009. El aumento de los costes frenó el crecimiento de la producción de leche y contribuyó a que la cabaña lechera se redujera más de lo previsto, un 1,5%.

También es probable que el aumento de la inflación y de los costes de los insumos ejerza una mayor presión sobre los precios al consumo de los productos lácteos. Aunque el consumo de queso y mantequilla puede seguir aumentando ligeramente, se espera que disminuya el uso de leche en polvo en la transformación.

En general, el flujo de producción de queso y suero podría seguir siendo la opción preferida, mientras que se espera una cierta recuperación de la producción de leche desnatada en polvo, probablemente apoyada por un aumento de las exportaciones.

 

Productos cárnicos

Se espera que la producción de carne de vacuno disminuya en 2022 a pesar de los altos precios. Esto se debe principalmente a los ajustes estructurales en el sector de la carne de vacuno y los productos lácteos. Las exportaciones deberían aumentar ligeramente gracias a los acuerdos comerciales celebrados recientemente, pero se ven limitadas por la escasa oferta interna y las fricciones comerciales con el Reino Unido.

Los elevados costes y los efectos duraderos de la peste porcina africana (PPA) hacen prever un descenso de la producción de carne de porcino en 2022, a pesar del fuerte aumento de los precios en las últimas semanas. También es probable que las exportaciones disminuyan debido a la PPA, a pesar de la recuperación de las exportaciones al Reino Unido y la mejora de las cuotas de mercado en algunos otros destinos.

Se espera que la producción de aves de corral aumente ligeramente en 2022, ya que la gripe aviar sigue siendo un factor limitante importante. Los altos precios han compensado hasta ahora los elevados costes. A pesar de las restricciones comerciales relacionadas con la IA y la agresión militar de Rusia contra Ucrania, las exportaciones deberían empezar a recuperarse. Las importaciones adicionales del Reino Unido, Brasil, Tailandia y China podrían sustituir a las de Ucrania.

Se espera que un rebaño de ovejas y cabras de la UE, históricamente bajo, dé lugar a un descenso de la producción del 2% en 2022. El comercio se mantendrá en niveles relativamente bajos, lo que probablemente conducirá a unos precios internos elevados y sostenidos. Las fricciones comerciales con el Reino Unido siguen causando incertidumbre tanto para las importaciones como para las exportaciones.