Agronews Castilla y León

Nuevas oportunidades para el mercado europeo de proteínas vegetales, sugiere un estudio publicado hoy, 26 de febrero, por la Comisión Europea .

 El estudio concluye que la mayor demanda de los consumidores de productos ecológicos y libres de transgénicos, combinada con un aumento en el número de dietas  vegetarianas y veganas expandirá los mercados de legumbres y proteínas vegetales.

Dado este entorno potencialmente favorable, el informe analizó el efecto de las medidas actuales de la política de la UE en el marco de la política agrícola común (PAC) e hizo una serie de sugerencias sobre posibles iniciativas políticas para fomentar el crecimiento del sector.

 

Aunque la demanda mundial está creciendo, la UE produce actualmente un volumen relativamente pequeño de proteínas vegetales destinadas a la alimentación animal. Esto se debe principalmente a la competitividad de la  soja en el mercado, especialmente para piensos, y la falta de buenas condiciones climáticas para el crecimiento de ese cultivo en la UE. Sin embargo, los cambios en los patrones de demanda de los consumidores, con un mayor enfoque en los alimentos libres de transgénicos, podrían abrir nuevas opciones para los agricultores europeos en los próximos años.

Este patrón de cambio en la demanda de los consumidores que afecta al mercado de proteínas vegetales en piensos también se ha observado en los mercados de alimentos donde ha habido una innovación considerable en los últimos diez años. Esto responde a la creciente demanda de productos veganos / vegetarianos y alimentos sin gluten. A pesar de la pequeña escala de ese mercado en comparación con la alimentación para animlaes(solo el 6% de todas las proteínas vegetales terminan como productos alimenticios), el valor agregado de estos productos tiende a ser considerablemente mayor, lo que presenta oportunidades para los productores europeos.

El estudio también consideró el impacto de las políticas de la UE en el marco de la PAC, a saber, la ecologización y el apoyo acoplado voluntario, en el mercado de proteínas vegetales. Llegó a la conclusión de que, si bien ninguna de las medidas tenía un impacto negativo en su producción, era poco probable que los impactos positivos de las políticas en la producción de proteínas vegetales fueran muy significativos en comparación con el impacto de las fuerzas del mercado mundial.

Aunque el estudio no pudo hacer una recomendación de política específica, sugirió que los esfuerzos de la UE para promover la producción de proteínas vegetales europeas deberían centrarse en la innovación y la provisión de la infraestructura necesaria para el almacenamiento, la segregación, la clasificación y el descascarado de proteínas vegetales. 

Sección: