Agronews Castilla y León

Actualmente existe hasta un 75% de posibilidades de que La Niña se fortalezca y prolongue el invierno en el hemisferio norte, según distintas fuentes meteorológicas de Estados Unidos. El fenómeno podría provocar calor extremo y sequedad en las áreas de cereales en las Américas e inundaciones en las plantaciones de aceite de palma de Asia.

Rabobank en su informe anual que analiza las perspectivas de 13 productos básicos agrícolas, esta entidad dice que, si bien las existencias mundiales están históricamente bien abastecidas, los balances se están ajustando, lo que agrava el impacto potencial de las crisis coyunturales.

Además del clima, otros factores plantean un riesgo para la estabilidad de los precios mundiales de los alimentos, según Rabobank.

El comercio continuará desempeñando un papel clave en la volatilidad de los precios. Los costos mundiales de flete y los precios del petróleo están aumentando y sigue habiendo incertidumbre sobre la política de los EE. UU. sobre el tratado de libre comercio de los países de América del Norte y la futura relación comercial del Reino Unido con la UE y otras naciones.

Por lo que se refiere a las divisas, la posibilidad de mayores incrementos en las tasas de interés en EE. UU. Aumenta las posibilidades de que el dólar se aprecie, haciendo que las exportaciones estadounidenses de productos básicos clave como el trigo y la soja sean menos competitivos.

Desde Rabobank se asegura "Históricamente, las existencias mundiales de cereales y oleaginosas son elevadas, lo que actualmente mantiene el entorno de precios relativamente benigno. Pero hay nubes de incertidumbre en el horizonte y los suministros no son suficientes para mantener los precios si un evento importante como La Niña interrumpe las principales áreas agrícolas, como Estados Unidos y América del Sur.

"Este tiene el potencial de causar una crisis de oferta que repercutiría en los precios de los alimentos, mientras que el creciente costo del comercio mundial y las potenciales fluctuaciones cambiarias también crean riesgos alcistas. Nuestra opinión es que estos son mayores que los riesgos a la baja en 2018.” concluyen desde Rabobank

Entre los productos individuales, esta entidad  espera que la demanda mundial de café seguirá creciendo, lo que lleva a una visión ligeramente alcista de los precios de 2018 a pesar de un posible superávit de 3 millones de sacos en 2018/19.La demanda de cacao también continúa en aumento, impulsada por el gusto de las naciones en desarrollo por productos de lujo, aunque las grandes existencias mundiales significan que los aumentos de precio son poco probables.

Las perspectivas para el trigo son alcistas en comparación con los precios de hoy debido a un déficit mundial esperado de 7,5 millones de toneladas (excluyendo a China), lo que impulsa una tendencia hacia el reequilibrio después de hectáreas sembradas sin precedentes en los EE. UU. este año. 

Sección: