Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • La investigadora del CSIC, Carmen Martínez Rodríguez, ha dado una conferencia en León titulada ‘Iniciativas científicas para el retorno al rural’. Ella lleva 30 años investigando y pronto publicará un artículo científico con nuevas variedades al norte de León que, asegura, será sorprendente

Carmen Martínez Rodríguez es toda una autoridad en el mundo del vino, hace tres décadas fundó el primer grupo especializado en viticultura en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, es doctora en Biología por la Universidad de Santiago de Compostela. Ha recibido numerosos premios a lo largo de su vida como, en 2009, el Premio de la Real Academia Gallega de las Ciencias o hace dos años, ser elegida científica del mes por la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas de España. En la facultad de Biológicas de la Universidad de León ha ofrecido una conferencia titulada ‘Iniciativas científicas para el retorno al rural’.

Agradable, cercana y didáctica, Carmen Martínez trasmite en sus palabras su pasión por la investigación, está convenida de lo que la ciencia puede aportar a la España despoblada

 

¿Qué es lo que puede aportar la ciencia a la lucha contra la despoblación?

Puede aportar conocimiento y tecnologías que ayuden a explotar de otra manera la riqueza natural que esconden pequeñas aldeas de la España vacía, recursos como variedades de vid, olivos antiguos y tipos de plantas y cultivos con los que trabajamos.

 

Es decir, que nuestro campo no se tiene que limitar a los cultivos que conocemos, ¿hay que avanzar hacia otro tipo de producciones?

Utilizando los recursos, hay que buscar otro tipo de usos y aprovechamientos, por ejemplo, en la vid, aprovechar los residuos del vino para nuevos productos muy rentables y diferentes como aceites de semilla de uva. Por otro lado, como uno de los problemas es la falta de mano de obra, se puede buscar el apoyo de expertos en robótica, de expertos del CSIC para que nos ayuden a desarrollar métodos de manejo de cultivos apoyados en las nuevas tecnologías para paliar la falta de mano de obra . Esperamos que eso traiga riqueza y se puedan crear pequeñas industrias localizadas en esas zonas

 

Estos proyectos ya se han puesto en marcha en algunas zonas, ¿cuál es el resultado?

Sí, con varios cultivos, algunos ya muy avanzados, en viticultura, en Asturias y Ribeira Sacra estamos haciendo aceites monovarietales de semilla de uva que se usan en cosmética o farmacia. Y trabajamos en recuperación del antiguo olivar de Galicia, totalmente desconocido, se están recuperando viejas variedades con unas condiciones tan interesantes que se piensa ya en una DO Tierras de Galicia. Son algunos ejemplos.

 

Desde CSIC, ¿hay alguna investigación en Castilla y León?

Yo coordino plataforma temática indisciplinar, en la que vamos a incluir estos territorios: el sur de Galicia, la parte interior de Asturias y el norte León, que son zonas muy castigadas por la despoblación. Ahí vamos, con equipos de investigación de todas las áreas (economía, demográfica, robótica, nuevas tecnologías...) y teniendo en cuenta los recursos que hay y el tipo de personas y su  edad, vamos a intentar poner en marcha iniciativas para poder explotar los recursos de otra manera y creación de otras industrias que sean rentables y que atraigan a la gente y volver a poblar ese paraíso.

 

En esas alternativas agrícolas, ¿en qué cultivos trabaja ese equipo multidisciplinar?

 

Estos días tendremos una reunión para ver qué cultivos, seguro estará la vid y el olivo y algún otro que pronto podremos hacer público. Son cultivos muy antiguos, que han desaparecido y otros que no se han explotado nunca, pero que creemos que pueden tener interés.

 

Hablaba antes de olivares, en la provincia de León, ¿con este clima?

En Galicia se lleva 7 años estudiándolos, y en el norte de León también hubo olivar. Es un trabajo que empezó de cero, describiendo las variedades autóctonas, hay 14 en Galicia y seguro que alguna se encontrará en León. Hay muchos otros cultivos, antes se cultivaba lino o centeno que ahora están desaparecidas y vamos a intentar incorporar alguna que será sorprendente

 

¿Hay algún horizonte temporal en estas investigaciones?

En mi grupo llevamos 30 años trabajando con la vid en Asturias donde casi había desaparecido y hoy en día hay una DO Vinos de Cangas, con una historia detrás muy interesante, pero olvidada y, como eso, hay muchas otras. Lo que pretendemos en abrir estas líneas de apoyo a estas zonas, pero de larga duración, no va a ser un proyecto de tres año y se acabó, pensamos en 10 o 20 años y después que tomen el relevo nuevas generaciones de jóvenes investigadores. Se puede trabajar en laboratorio y campo, de calidad y aportando a la sociedad a salir de esta crisis y a corregir los problemas

 

En la lucha contra la despoblación, ¿es optimista?

Sí, si cada uno desde sus conocimientos y profesión aportamos lo que sabemos, somos capaces, estoy segura.

En esta plataforma hay científicos de las áreas más variopintas y todos con muchísima ilusión. Sería maravillosos que gracias a la ciencia se pueda hacer revivir esa zonas tan olvidadas, y yo creo que lo vamos a conseguir. Además van a participar empresas y eso es importante, ellos nos van a ayudar a hacer realidad los resultados de las investigaciones, por eso confío tanto en que sea un éxito.

Tags: 

Sección: 

Provincias: