Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • En León, se está sembrando la remolacha y hará falta agua antes del inicio oficial de la campaña el 1 de abril

Cuando quedan 15 días para el inicio oficial de la campaña de riego, en la provincia de León se esperan para las próximas horas temperaturas máximas por encima de los 23 grados y no hay importante lluvias en las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología, con esta situación y la remolacha que ya ha comenzado a sembrarse (paradójicamente coincidiendo con el final de la campaña de molturación en la Azucarera de La Bañeza) se hace necesario que los agricultores puedan tener agua a su disposición para la nascencia del tubérculo y también del maíz, los dos primeros cultivos de regadío en ser sembrados.  La necesidad está ahí y también lo está la disponibilidad de agua, puesto que los embalses leoneses están por encima del 88% de su capacidad, 15 puntos por encima de las reservas medias de la última década y un 28% más que las que había el año pasado a estas alturas. Con todo ello, la CHD confirma a Agronews Castilla y León que “se está en disposición de adelantar el inicio de la campaña”, para ello, las comunidades de regantes que estén interesadas, deben indicar la cantidad de agua que necesitan, las fechas para llevar a cabo la derivación, y también la superficie y los cultivos a los que se quiere destinar ese agua. El objetivo, aseguran, es “contribuir a una gestión más eficiente, organizando de la mejor manera posible tanto el recurso del agua, como los medios humano disponibles” y advierten también de que, en el momento en el que se empiece a derivar agua, el consumo contabilizará “con cargo a la dotación disponible que se establezca en la Junta de Explotación de cada sistema”. Estas reuniones comenzarán a partir de la próxima semana y se desarrollarán durante 10 días, en ellas se organiza la campaña de riego en función de la disponibilidad de agua y el volumen que se deberá dejar de resguardo al final de la campaña. En concreto, en lo que refiere a los sistemas de León, el Órbigo-Tuerto tendrá su Junta de Explotación el día 21 y en la de Esla-Valderaduey será el 26, en ambos casos la CHD confirma que “la campaña de riego estaría garantizada”.

Las provincias del sur de la comunidad autónoma sufren más la falta de lluvia de este año que la de León, aquí, según el secretario general de Asaja en León, José Antonio Turrado, “la cosa no está mal” y detalla que “a principios de año se consiguió sembrar las tierras que no se pudieron sembrar de cereal y nació; el campo está labrado  para hacer las primeras siembras de remolacha y maíz que ya han empezado”. Ahora se hace necesaria una primavera “normal”, que debe ser lluviosa para seguir avanzando en el desarrollo de los cultivos.

Con la remolacha ya en la tierra en muchas parcelas, los agricultores cuentan con que la CHD adelante la campaña para garantizar la nascencia y eso “solo es  es posible cuando es el agricultura el que controla la cantidad de agua que le da” y confía en que la “decisión se tome estos días y que los agricultores puedan tener agua porque hay agua en los pantanos y no hay que ser cicateros con el inicio de la campaña de riego”.

 

110 toneladas por hectárea de remolacha para que sea rentable

La campaña de molturación de remolacha se cierra hoy en la Azucarera de La Bañeza y, a falta de los datos finales de cierre, los rendimientos no están siendo nada positivos y rondan las 85 toneladas por hectárea, si bien, el contenido en azúcar es mayor de lo esperado y se acerca a los 17 grados (https://www.agronewscastillayleon.com/la-azucarera-de-la-baneza-leon-ha-...). Además, hay unas 40 o 50 hectáreas que de las que no se podrá extraer la raíz debido al exceso de humedad que impide a la maquinaria acceder a las fincas para su cosecha.

La campaña se cierra con malos datos y ahora los agricultores remolacheros confían en que la que se inicia ahora sea mejor, “se siembra a tiempo y tendrá un ciclo largo hasta mitad de noviembre que sería lo razonable para empezar a arrancarla, esperamos que sea un año normal se puedan controlar plagas y enfermedades y llegar a 110 o 120 toneladas por hectárea y no los 85 de este año, porque la rentabilidad si no se llega a 110 estaría muy cuestionada”.

En cuanto a los cereales de invierno van con cierto retraso porque se sembraron más tarde de lo habitual, pero están en buena situación y las fincas preparadas para las siembras, tras la remolacha y el maíz, será el turno, entre otros, de alubias y patatas.

Sección: 

Provincias: