Agronews Castilla y León

 

·         En 2018 el consumo de carnes frescas, congeladas y elaborados de porcino registraron incrementos de hasta el 8%, en productos como el lomo curado

 

·        El porcino representa el 43% del consumo total de carnes y elaborados cárnicos y contribuye al sistema alimentario español con el 30% de toda la carne fresca y el 82% de la transformada puesta a disposición de los consumidores

La carne de cerdo ha sido la única, de todos los tipos de carnes, que ha experimentado un ligero incremento en su consumo en los hogares españoles. Así en el año 2018, el consumo de carne de cerdo fresca creció un 0,8% respecto al año anterior y el de carnes congeladas un 6,9%, según los datos elaborados por la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC).

Asimismo, aumentó el consumo de elaborados de porcino, hasta un 2,7% con un importante incremento de productos como el tocino y la manteca (+8,3%) y el lomo curado (+7,6%). Por su parte, el consumo de jamones y paletas curados se incrementó un 5,4% y el de fuet y longanizas más de un 2%.

España cuenta con un consumo per cápita de 41,2 kilogramos al año, una cantidad que se encuentra en los umbrales de consumo moderado según las pautas recomendadas por la comunidad médica y científica internacional.

El sector porcino de capa blanca aporta a los consumidores españoles el 43% del total de carnes que ingieren a lo largo del año y contribuye al sistema alimentario español con el 30,3% de toda la carne fresca y el 82,3% de toda la carne transformada puesta a disposición de los consumidores.

Una de las principales ventajas competitivas del sector porcino de capa blanca es la diversificación de su mercado interior, en el que junto a la comercialización de carnes y despojos frescos, congelados y refrigerados, al corte o envasados, convive una amplísima y potente gama de productos elaborados, de múltiples tipologías, formatos y presentaciones (curados, cocidos, conservas, etc.).

Sección: