Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • La Junta de Explotación del sistema Esla-Valderaduey acordó rebajar la reserva que debe quedar a 30 de septiembre

El pantano de Riaño acumula 380 hectómetros cúbicos de agua de los 651 que tiene de capacidad y el del Porma 176, de 317. No hay agua embalsada y tampoco mucha nieve que permita garantizar aportaciones con el deshielo. A la espera de ver si abril llega con las 'mil aguas' que anuncia el refrán, la Confederación Hidrográfica del Duero y los regantes del sistema Esla-Valderaduey han decidido rebajar la reserva de agua que debe quedar en estos dos embalses a 30 de septiembre cuando termine la campaña de riego. Con ello se da algo más de margen a unos terrenos que están sufriendo la escasez de agua de estos últimos meses. Concretamente el Porma deberá mantener 35 hectómetros cúbicos de agua y Riaño alrededor de 65, según Matías Llorente, presidente de la comunidad de regantes de la Margen Izquierda del Porma que considera que “es un avance importante”.

Con los caudales ecológicos ya rebajados y las reservas ahora también, la situación es “muy diferente” para las diferentes zonas que riegan de estos dos embalses. En Riaño, salvo una parte de los Payuelos, el resto está modernizado, apenas se pierde agua y se aprovecha el 100%, por ello se podrá “salvar casi todo con estos riegos automatizados y los 5.500 hectómetros cúbicos que habrá por hectárea, sin embargo, en las zonas que riegan por inundación se quedarán al 60%”.

En el caso del Porma, la situación es diferente porque salvo 4.500 hectáreas que están modernizadas en la Margen Izquierda, el resto riega por inundación y “ahí va a haber un problema serio porque tal y como está la aportación por hectárea, sólo se podrán hacer cuatro riegos, si no mejora la situación”.

 

Cesión de agua al Carrión

El agua del embalse de Riaño llega también a Palencia y Valladolid a través de una infraestructura que la lleva hasta el sistema Carrión donde riega en torno a 12.000 hectáreas y varias localidades. En los años de sequía, la polémica está servida y este año no es menos, Matías Llorente asegura que “no es justo” que se haya construido esta infraestructura cuando hay 38.000 hectáreas de Payuelos sin desarrollar. Por ello, en la reunión de la Junta de Explotación Esla-Valderaduey hizo hincapié en que “el hecho de que el Carrión lleve este agua con los problemas que va a haber en Payuelos no les  satisface para nada” y recordó que “el día que esté desarrollado el Plan Hidrológico nacional  y esté todo desarrollado no habrá sobrante” para ceder. 

El Carrión es el sistema que peor situación presenta de la cuenca del Duero y además riega por inundación, por lo tanto la aportación que les llegará de Riaño para las 12.000 hectáreas apenas les permitirá regar la mitad debido al elevado uso de agua por hectárea.

 

Comienzan las siembras de remolacha

A lo largo de la próxima semana se terminará de sembrar la remolacha en la provincia de León y comenzará la de maíz en un “año histórico” porque nunca se siembra tan pronto, pero “como se ha cosechado pronto y  hay buen tempero, los que tengan riego por aspersión lo sacarán adelante y el resto se lo tienen que plantear porque solo tendrán cuatro riegos”, asegura Llorente.

En definitiva y a la espera de más lluvias, Llorente asegura que los riegos por aspersión, que aprovechan el 100% del agua, “es posible que no tengan restricciones, el problema está en los de inundación porque se pierde agua y hay un gasto grande y en estas zonas no estamos acostumbrados a regar con restricciones, solo está garantizado en torno al 55% de los cultivos normales, va a haber una media de no más de cuatro riegos de media” en esta campaña.

Sección: 

Provincias: